Bioética y Ciencia

El abogado general del Tribunal de Justicia de la UE defiende que el embrión es un ser humano desde su concepción

Publicado en Aborto y anticoncepción.

Yves Bot, abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, emitió ayer unas conclusiones en las que pide que no se puedan patentar las células madre si para su extracción necesita destruirse o manipularse un embrión. El dictamen de Bot defiende que las células totipotenciales (óvulo fecundado) tienen por sí mismas « la capacidad de desarrollarse hasta formar un ser humano completo por lo que deben calificarse jurídicamente de embriones humanos». Esta opinión, si es finalmente refrendada por el Tribunal y toma forma de sentencia, supondrá un enorme triunfo para las asociaciones que defienden los derechos del embrión en tanto en cuanto personas potenciales.

Los argumentos de Bot son que la Directiva europea sobre esta materia 98/44 asegura en su artículo 5 que se debe proteger «el cuerpo humano en los diferentes estadios de su constitución y de su desarrollo» por lo que él llega a la conclusión que «las células totipotenciales, que aparecen desde la fusión de los gametos y que sólo subsisten con esta forma durante los primeros días del proceso, presentan la característica esencial de tener cada una por sí misma la capacidad de desarrollarse hasta formar un ser humano completo».

De esta forma, continúa el abogado general, «dichas células, en la medida en que constituyen el primer estadio del cuerpo humano en el que van a convertirse deben calificarse jurídicamente de embriones, cuya patentabilidad deberá excluirse».

Otro de los argumentos es que «debe concederse la calificación de embrión al blastocito (estadio ulterior del desarrollo embrionario transcurridos cinco días después de la fecundación) ya que el principio de dignidad humana al que se refiere la Directiva se aplica a la persona humana existente, al niño nacido pero también al cuerpo humano desde el primer estadio de su desarrollo, es decir, desde la fecundación».

El abogado aclara sin embargo que «las células embrionarias pluripotenciales, consideradas aisladamente, no se incluyen en el concepto de embrión ya que individualmente ya no son aptas para desarrollarse hasta convertirse en un ser completo».

Todas estas disquisiciones son fruto de una pregunta realizada por el Tribunal de Justicia de Alemania al Tribunal de Luxemburgo a propósito de una patente sobre células progenitoras neuronales aisladas y depuradas, producidas a partir de células madre embrionarias humanas utilizadas para tratar enfermedades neurológicas, patente que pertenece al ciudadano alemán Olivier Brüstle y que fue anulada en su país por ser fruto de procedimientos que permiten obtener células progenitoras a partir de embriones humanos.

La distinción entre los diferentes tipos de células embrionarias que hace el abogado general, si se confirma en la sentencia, abrirá la puerta a que «las invenciones que se refieran a células madre pluripotenciales pueden patentarse si no se obtienen en detrimento de un embrión, ya se trate de su destrucción o de su alteración». De este modo el letrado de Luxemburgo concluye que «una invención debe quedar excluida de patente cuando la aplicación del procedimiento requiere que se destruyan embriones humanos o que éstos se utilicen como materia prima aunque, al solicitarse la patente la descripción de este procedimiento no contenga ninguna referencia a la utilización de embriones humanos».

Al final, el Abogado recuerda que la patente «no está prohibida con fines terapéuticos o de diagnóstico que se apliquen al embrión humano y que le sean útiles».