Bioética y Ciencia

El Gobierno considera esta foto un residuo sanitario

Escrito por CCM, en LA GACETA. Publicado en Aborto y anticoncepción.

La consideración de los restos fetales de menos de 28 semanas de gestación como "residuos sanitarios" y no como restos humanos, implica que las clínicas abortistas podrían tirarlos a un contenedor.

 

 

El gobierno socialista en España está ultimando un decreto que, de ser aprobado, cambiaría la categoría de "resto humano" para excluir los despojos de niños no nacidos abortados, y reducir así la presión de la opinión pública sobre las clínicas abortistas.

Actualmente, el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria, que data de 1974, considera a los restos humanos procedentes de abortos como "cadáveres": lo que exige que sean trasladados en un vehículo de un servicio funerario con las condiciones adecuadas, y con el destino general que tiene todo cadáver: el cementerio para su incineración o entierro.

El borrador de este decreto, según informaba el diario La Razón en su edición del viernes 7 de marzo, modificaría este reglamento para excluir del concepto de "resto humano" a los niños no nacidos de hasta 28 semanas de gestación.

Las organizaciones de defensa de la vida han señalado que, con el desarrollo de la ciencia, el antecedente de personas que han sobrevivido fuera del vientre materno a las 28 semanas o menos va en aumento.

Caso Amillia, 22 semanas

Al respecto, señalan el reciente caso de la niña Amillia, nacida con 22 semanas de gestación en Estados Unidos. Pesaba menos de 300 gramos y medía 24 centímetros. Tenía problemas graves y sobrevivió. No parece ser un residuo sanitario.

Si la propuesta del gobierno socialista sale adelante, a partir de las 28 semanas de gestación, el 'resultado' de un aborto serían restos humanos y deberían ser tratados como tal. Si la nueva ley es aprobada, los restos de niños no nacidos que se acercan al séptimo mes de gestación pasarán a ser "basura", desechable o "reciclable", según dispongan las clínicas abortistas.

Según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, más de 12 mil abortos se produjeron entre la semana decimotercera y la semana 29.

La postura del Gobierno ante las clínicas bajo sospecha

La mayor parte de los abortos se realiza en clínicas privadas, debido al alto porcentaje de médicos y sanitarios que se declaran objetores en la Sanidad Pública.

Ante los registros practicados por la policía y la detención de médicos y empresarios abortistas, las clínicas pidieron apoyo al Gobierno ante lo que consideran «una campaña de presión» contra ellas.

Los ministros de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y de Sanidad, Bernat Soria, y el mismo Rodríguez Zapatero, declararon públicamente su apoyo a éstas y criticaron a los magistrados.

LA GACETA adelantó el 12 de diciembre del pasado año, que el Partido Social Europeo había denunciado, el 15 de junio de 2006, ante la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil a las clínicas Dátor (madrileña) y Ginemedex (barcelonesa) por tirar los residuos biosanitarios a la basura ordinaria y, a la primera, además por enviarlos a un laboratorio de productos cosméticos.

No hubo investigación hasta que un redactor de LA GACETA, Miguel Janer, anunció a la Guardia Civil su intención de publicar fotos de restos de fetos abortados, encontrados en la basura ordinaria de las citadas clínicas.

La postura del Gobierno ante las clínicas bajo sospecha

La mayor parte de los abortos se realiza en clínicas privadas, debido al alto porcentaje de médicos y sanitarios que se declaran objetores en la Sanidad Pública.

Ante los registros practicados por la policía y la detención de médicos y empresarios abortistas, las clínicas pidieron apoyo al Gobierno ante lo que consideran «una campaña de presión» contra ellas.

Los ministros de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y de Sanidad, Bernat Soria, y el mismo Rodríguez Zapatero, declararon públicamente su apoyo a éstas y criticaron a los magistrados.

LA GACETA adelantó el 12 de diciembre del pasado año, que el Partido Social Europeo había denunciado, el 15 de junio de 2006, ante la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil a las clínicas Dátor (madrileña) y Ginemedex (barcelonesa) por tirar los residuos biosanitarios a la basura ordinaria y, a la primera, además por enviarlos a un laboratorio de productos cosméticos.

No hubo investigación hasta que un redactor de LA GACETA, Miguel Janer, anunció a la Guardia Civil su intención de publicar fotos de restos de fetos abortados, encontrados en la basura ordinaria de las citadas clínicas.

¿Qué es más barato para una clínica abortista: el vertedero o una funeraria? 

Con la nueva ley, parece que la economía de las clínicas abortistas se verá beneficiada. Incluso, el volumen de papeleo será menor.

El borrador del Real Decreto señala que el destino final de todo «cadáver, resto cadavérico o resto humano» debe ser el «enterramiento en lugar autorizado», la «cremación en una instalación autorizada» o bien su «utilización para fines científicos y de enseñanza», después de la cual deberá procederse al enterramiento o cremación.

Con la nueva ley, su destino más probable será el vertedero con el resto de residuos biosanitarios o clínicos, como: gasas, algodón, vestimenta quirúrguica, máscaras, batas...

"Residuos asimilables a urbanos"

Según informó el diario ABC en un artículo el pasado 28 de enero, los restos procedentes de abortos de hasta 28 semanas, irán a un contenedor. Esos residuos, "una vez esterilizados, pierden su potencial infeccioso y adquieren las características de residuos asimilables a urbanos, procediéndose a su depósito en un vertedero controlado". (ccm/agencias)


Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico