Bioética y Ciencia

Juristas, científicos y filósofos coinciden: El feto es un ser humano

Publicado en Aborto y anticoncepción.

feto 13 semanasEn una entrevista radiofónica, la ministra de Igualdad fue preguntada por un oyente si un feto de trece semanas, que a él se le asemeja mucho a un bebé, a un ser vivo, lo es; ella respondió: "Un ser vivo, claro, lo que no podemos hablar es de ser humano porque eso no tienen ninguna base científica".

El concebido menor de 14 semanas puede recibir donaciones o una herencia; desde la concepción se desarrolla siguiendo un plan propio, pero para la ministra no es un ser humano. El ser humano no se “aparece” a las 14 semanas de embarazo y antes de este tiempo el feto es un ser no humano. En este punto coinciden juristas, científicos y filósofos de cualquier tendencia.

 

La ciencia, por su parte, afirma la peculiaridad del concebido como individuo distinto de sus padres, con su propio ADN que registra desde el primer momento las características que tendrá a lo largo de su vida. Hace más de un siglo que se descubrió el dato de que el cigoto contiene toda la información necesaria para dirigir el desarrollo de su ser, que no dependen de los nutrientes que, para sobrevivir, recibe primero de su madre y más tarde del mundo exterior.
Cuando el idealismo ha tratado de definir al hombre por características distintas al simple hecho de ser, se ha terminado por condenar a razas o fases de la vida humana al estadio de infrahumanos.

 

feto_13_semanasArgumentos jurídicos

Los juristas explican que la jurisprudencia de España, Alemania y Estados Unidos reconoce al feto como una persona.

·   Guillermo García-Panasco, fiscal de Las Palmas: “Es vida humana digna de ser protegida, según la doctrina del TC” “Jurídicamente se puede afirmar con la Constitución Española y el Código Civil en la mano que el concebido, aunque tenga 13 semanas de existencia, es una nueva vida independiente y ajena a la de la madre”, según ha manifestado Guillermo García-Panasco Morales, fiscal de Las Palmas. Para este jurista, “no hay duda de que se trata de una vida humana digna de ser protegida, según la doctrina establecida por el Tribunal Constitucional (TC). El feto es un bien jurídico que deber ser objeto de protección”. Ahora bien, “como explicó la sentencia del TC, cualquier derecho es susceptible de entrar en colisión con otros derechos, motivo por el cual el TC estableció las tres excepciones para abortar. Desde el punto de vista jurídico no existe ninguna norma que defina qué es un ser humano, las referencias de los textos legales es a la persona”.

·   Por su parte, José Manuel Suárez Robledano, magistrado de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, señaló que “la vida existe desde la concepción y su protección jurídica está avalada por la Constitución y el Código Civil. La ley dice que el concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables, es decir, un feto de tres, cuatro, trece o veinticinco semanas puede recibir donaciones o una herencia. Obviamente es necesario su nacimiento para la plena obtención de los derechos civiles y constitucionales”.

·   Para Javier Cremades, socio director de Cremades & Calvo-Sotelo, “la jurisprudencia constitucional de España, Alemania y Estados Unidos ha considerado al feto como una persona que tiene derechos”.

Argumentos científios

Los médicos señalan que hay una evidencia científica: un feto de 13 semanas es un ser vivo en evolución de la especie humana.

·   Miguel Gª Alarilla, Colegio de Médicos de Madrid: “En la fecundación empieza un proceso que sólo se detiene con la muerte”
“A partir de la fecundación, se dispara un proceso que ya no se puede detener hasta la muerte del individuo”, explica el vicepresidente del Colegio de Médicos de Madrid, Miguel García Alarilla. En este sentido, no hay ninguna discontinuidad, no hay ningún momento en que podamos decir que habia algo pre-humano y luego un ser humano. Ese momento viene dado por la fecundación”, añade. “Hay una evidencia científica: desde que un óvulo es fecundado hay un ser vivo que tiene una previsión de vida hasta los 75 años en el Primer Mundo. Por tanto, es un ser humano en desarrollo”. Sin embargo, José Antonio López, profesor de microbiología, indica que “no se puede definir científicamente cuándo hay un ser humano. Tampoco podemos definir algo que está en potencia pero todavía no es”.

·   Para José Zamarriego, presidente del Comité de Bioética de la Sociedad Española de Ginecología, “un feto de 13 semanas es un ser vivo en evolución. ¿De qué especie?, pues indiscutiblemente de la humana”.

·   Por su parte, el profesor de Medicina Preventiva de la Universida de Navarra Jokin de Irala, explica que “desde la fecundación hasta su nacimiento el ser humano se desarrolla siguiendo un plan interno y con la ayuda de diferentes modos de nutrición: al principio se nutre de las reservas que había en el óvulo, también de los nutrientes existentes en la trompa; luego se implanta y se nutre de la sangre de la placenta; después, sale al exterior (parto) y se nutre directamente de su madre con la lactancia materna. El cambio de modo de nutrición no indica ni el comienzo de vida ni si somos o no humanos”.

·   Para Mónica López Barahona, doctora en Ciencias Químicas y directora de la Cátedra de Bioética Jérôme Lejeune, «las declaraciones de la ministra no obedecen al dato objetivo de la ciencia y su sola exposición la descalifica para cualquier discusión seria. Desde 1991, un estudio de la Universidad de Luisiana identificó y demostró una secuencia de genoma específicamente humano, conocida como secuencia ALU. Es la que, por ejemplo, se utiliza en medicina forense para determinar si la sangre es humana o no». «El cigoto -prosigue- es una célula y su genoma tiene esa misma secuencia ALU. Luego es fácilmente deducible que si el cigoto ya es un ser vivo, correcto como dice la ministra, es, además, específicamente un ser humano, lo que ella niega. Pero da igual que hablemos del cigoto, que el feto tenga 13 semanas, 22 o que el niño haya sido bautizado. No es una cuestión de tiempo en todos los casos se trata de un ser humano».

 

·   Nicolás Jouve de la Barreda (Catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares) entiende que Aído «carece de razón. Lo que ha manifestado es un sinsentido. Si hay algo claro para la Genética y la Biología, que son las ramas que domino, es que un feto de 13 semanas es un ser humano. Sino que la ministra nos diga lo que es. El problema de la ministra es que a ella le da igual lo que diga la ciencia. Le molesta la verdad. No le interesa oír lo que le dicen los científicos, luego aplica la ideología. Pero la ideología comienza donde acaba el conocimiento. Y el conocimiento es tozudo y demuestra que cada vida humana es una vida única y singular, desde la concepción hasta la muerte, perteneciente a la especie Homo sapiens, sin saltos cualitativos. El embrión y el feto son biológicamente equiparables al recién nacido y al adulto, del que lo único que los diferencia es un factor temporal, porque el ser humano es el mismo y mantiene su identidad genética a lo largo de su vida. Se trata del mismo individuo, el mismo ser en un proceso continuo de desarrollo. Un ser, caracterizado por un «continuum» genético y por tanto biológico».

 

·   Para el portavoz de «Ginecólogos por el Derecho a Vivir», Luis Chivas «lo que ha dicho la ministra es de una ignorancia tan enorme y de una irresponsabilidad tan gigantesca que la descalifica de inmediato como inspiradora del anteproyecto de reforma de la ley del aborto. Por dignidad debería dimitir o ser inmediatamente cesada. A las 13 semanas, un feto es un ser humano perfectamente formado, con un aspecto absolutamente humano: tiene todos los órganos, se le notan las uñitas, tiene ojitos, se le ven los órganos sexuales, ya se sabe si es niño o niña, tiene sensibilidad al tacto... ¿Cómo puede afirmar que no es un ser humano y además decir que no existe base científica?».

 

Argumentos filosóficos

Hasta ahora ninguna teoría evolutiva o relacional ha logrado definir algo que constituya al hombre en tal, fuera de su ser.

·   El pensamiento clásico, partiendo de que el obrar sigue al ser, afirma que quien obra como humano, es porque lo es desde que se constituye como ser. No puede haber, así, un ser vivo individual que no tenga la capacidad de obrar humanamente en la semana 13 y sí en la 14. El feto es hombre, y no simplemente humano, desde que individuo. Esta explicación parecía confirmada con el hallazgo, en 1902, por inglés Archivald Edward Garrod, de que el cigoto contiene toda la información genética necesaria para dirigir el desarrollo de un nuevo ser vivo.

·   Buscando identificar lo que distingue al ser humano, se llega a pensar que algo aparte del ser lo convierte en tal. Así, J. Harris define la persona “como una criatura capaz de valorar su propia existencia”, en oposición a los que T. L. Beauchamp llama “humanos que carecen de personalidad metafísica y moral”. Este idealismo evolutivo, que propició el Holocausto y el aborto, no puede apoyarse en un hecho clave, sino en datos que no modifican el ser, como la anidación, la aparición de la corteza cerebral, la movilidad, la viabilidad intrauterina, el nacimiento o el uso de la razón.

·   El alejamiento de la realidad científica por el idealismo culmina en la teoría relacional, expuesta por autores como C. Grobstein o H. R. Maturana, y sintetizada así por el chileno Miguel Kottow: “La vida comienza cuando una mujer embarazada es consciente de su condición, decide aceptar al embrión como hijo suyo y se comprende a sí misma como madre que se hace cargo, biológica, social y éticamente, de una nueva vida humana”.

·   A la ministra le quitan la razón hasta los lingüistas, aquellos que la reconvinieron cuando alumbró el término «miembra» y se quejó de no lo incluyeran en el diccionario de la Real Academia. Pues bien, el académico Gregorio Salvador recordó a Aído «que un feto es un ser humano desde el punto de vista etimológico, ya que es ser porque existe y humano al proceder del hombre y no del mono o del caballo». Y remachó que «desde el momento de la concepción, en que se unen el espermatozoide y el óvulo, el humano empieza a ser». Esto no quita para que cuando crezca se vuelva «inhumano».

Más sobre la nuev ley del aborto
Manifiesto de Madrid: los intelectuales en contra del aborto
Más...

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico