Bioética y Ciencia

Cuando la vida se convierte en simple mercancía. Locuras in vitro

Escrito por Zenit.org. Publicado en Reproducción asistida.

Cada vez con más frecuencia se trata a los bebés como productos. Un ejemplo reciente ha sido el anuncio de que habían nacido bebés de embriones con 12 años de antigüedad, informó el 3 de febrero el Jerusalem Post.

Doctores del Hospital Universitario Hadassah en Ein Kerem han estado detrás del nacimiento de los dos bebés, ahora ya con nueve meses. Antes de este hecho, el tiempo más largo durante el que un embrión humano había estado congelado para después ser descongelado y dar vida a un bebé había sido de 7 años.

Hace 14 años, los padres se sometieron a una fertilización in vitro, que dio como resultado 12 embriones. De éstos, cuatro fueron implantados en el útero de la mujer. El resto fueron congelados. La mujer quedó embarazada y dio a luz a dos niñas gemelas.

Hace dos años los padres decidieron que querían tener más hijos. Así la mitad de los ocho embriones congelados restantes fueron descongelados e implantados. De éstos, tres tuvieron éxito, y se mató a uno de ellos para aumentar las posibilidades de supervivencia de los demás.

Inmediatamente se alzaron críticas, cuando el 1 de febrero, el Sunday Times de Londres publicó la noticia del caso antes del anuncio oficial. Paul Danon, portavoz de la Sociedad para la Protección de los Niños no Nacidos, afirmó: "El niño se convierte en una víctima de lo que otras personas quieran".

Otro ejemplo más de las locuras de la fecundación in vitro ha sido la noticia de que una mujer había dado a luz a sus propios nietos. Según el Times de Londres del 30 de enero, la mujer había dado a luz gemelos pocos días antes, actuando como madre sustituta de su hija que no podía quedarse embarazada. La hija se había sometido a un tratamiento de fecundación in vitro para producir los embriones.

Comentando el asunto, Nuala Scarisbrick, portavoz de la organización Charity, afirmaba: "Lo borroso de estos límites vitales, tales como la identidad de una madre, padre y familia cercana, tendrá un profundo efecto en cómo estos niños se vean a sí mismos y al mundo. Una vez más la industria de la fertilización in vitro ha ido demasiado lejos al cambiar el orden natural más allá de todo conocimiento".

A la venta por internet

Otra extensión de la fecundación in vitro es la venta de esperma vía internet. La BBC informaba el pasado 19 de agosto sobre el nacimiento, en una pareja británica, de un niño concebido con esperma comprado a través de la página web mannotincluded.com.

Esta página ha sido ampliamente criticada por organizaciones familiares y de ética médica, observaba la BBC. Pero su fundador, John Gonzales, no se arrepiente. "Van a nacer aquí un número incontable de bebés MNI (man not included-hombre no incluido) durante las próximas semanas y meses", afirmaba. Otros 19 clientes han informado ya de su embarazo, con otro nacimiento que se espera en unas semanas. Gonzalez decía que está ampliando sus operaciones a España, Alemania y Holanda.

La compra de esperma por internet también se ha extendido a Estados Unidos. El pasado 20 de agosto el Chicago Tribune informaba del nacimiento de dos niñas gemelas de una pareja lesbiana de Nueva York. La pareja obtuvo el esperma del donante a través de la página web de una clínica de California. Los potenciales compradores pueden realizar su selección usando la información del donante como raza, tipo de sangre, ocupación y color de los ojos, así como datos médicos y genéticos más detallados.

"Damos servicio en cada estado de Estados Unidos y a 22 países del mundo, lo que permite que las personas vean lo que está disponible las 24 horas del día en la privacidad de su hogar", afirmaba el doctor Cappy Rothman, director médico de Cryobank de Los Angeles.

Seleccionar a los donantes de esta manera favorece una postura basada en la eugenesia. El Chicago Tribune informaba de la clínica Cryobank de Fairfax, en Virginia, que permite a los potenciales clientes ver los resultados de los exámenes de acceso a la universidad de los donantes y seleccionar el esperma de donantes con un doctorado.

Tales prácticas selectivas pueden incluir la búsqueda de mujeres blancas que donen óvulos para producir bebés con el color de la piel más claro, informaba el Sunday Times el 16 de noviembre. El periódico británico informaba que las clínicas británicas de fecundación in vitro están ayudando a parejas de grupos étnicos asiáticos a producir bebés con óvulos de donantes blancos, para combinarlos con el esperma del hombre de la pareja asiática, dando como resultado un bebé mezcla de razas.

Uno de estos casos ha sido el de una profesora asiática y su novio blanco que usaron óvulos de una donante blanca y el esperma del hombre para tener un bebé blanco. Según su doctor, la pareja estaba interesada en un óvulo blanco porque "tienen un montón de amigos caucásicos y sentían que estaban viviendo vidas occidentales".

El Dr. Ehab Kelada, director clínico de la London Fertility Center en Harley Street, Londres, afirmaba: "Aunque no es la principal razón, algunas parejas asiáticas piden óvulos blancos porque dicen que quieren un niño hermoso con la piel más clara".

Paternidad después de la muerte

Una nueva forma de vida tras la muerte es el uso de esperma tomado de cuerpos muertos. El fiscal general de Israel, Elyakim Rubinstein ha publicado una directiva dando el visto bueno a las mujeres que usen esperma tomado del cuerpo de sus maridos muertos, informaba el periódico Haaretz el 13 de noviembre.

Las nuevas leyes permiten que se extraiga esperma incluso si los hombres no hubiesen dado su consentimiento mientras estaban vivos. Debido a lo breve del periodo en el que puede ser extraído --como máximo entre 28 y 36 horas después de la muerte--, la operación se lleva a cabo a petición de la viuda. Después, la viuda eleva a un tribunal una petición oficial para utilizar el esperma. El tribunal dictamina entonces si el hombre muerto parecía haber estado interesado en tener un hijo.

La maternidad en soltería vía fecundación in vitro también es una realidad para aquellas mujeres que nunca se han casado. En España, las mujeres solteras suman ahora cerca del 10% de los procedimientos de fecundación in vitro, informaba el 10 de noviembre el periódico El País.

Las clínicas españolas afirman que dichas mujeres tienen principalmente de 35 en adelante, y el fenómeno está en aumento. Las investigaciones del periódico -el gobierno no publica ningún dato sobre esta práctica- revelaron una amplia variedad de mujeres solteras tratadas en las clínicas. Un centro en Barcelona vio cómo el año pasado el 44,9% de sus 218 inseminaciones por fecundación in vitro se llevaban a cabo para mujeres solteras. Una clínica de Madrid informaba que las mujeres solteras sumaban el 9,4% de los 639 procedimientos. El porcentaje más bajo, un 3%, vino de una clínica en Granada.

Si Suzi Leather, jefa de la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología de Gran Bretaña, se sale con la suya, las mujeres solteras en el Reino Unido podrán tener pronto un acceso ilimitado a la fecundación in vitro. Leather pedía que se diera a las mujeres solteras y lesbianas los mismos derechos a la fertilización in vitro que a las parejas heterosexuales, informó el 22 de enero el Telegraph.

Pidió que se quitara una cláusula de la ley de 1991 que regula la fecundación in vitro. La cláusula pide a los médicos en las clínicas de fertilidad que "tengan en cuenta la necesidad del niño de tener un padre" a la hora de determinar que una mujer soltera tenga un bebé.

Su petición fue denunciada en un comentario publicado en el periódico aquel mismo día por el Dr. Theodore Dalrymple, especialista en medicina general. "A quien promueve la paternidad en soltería le resulta indiferente el destino de los niños", afirmaba. "En el valiente nuevo mundo de Miss Leather, las mujeres van a tener hijos simplemente porque quieren, porque es un derecho que les da el gobierno, independientemente de su capacidad para criarlos, o de quien vaya a pagar por ellos, o de las consecuencias para los mismos niños".

A pesar de las críticas, la fecundación in vitro está en aumento. En Estados Unidos, sólo los datos hechos públicos del 2001 muestran que 40.687 nacimientos fueron fruto de la fecundación in vitro y de otras tecnologías de fertilidad, informó el 16 de diciembre Reuters. Es un aumento del 16% con respecto al año anterior. La fecundación in vitro y sus locuras han adquirido vida propia.