Familia y Educación

El angustiado

Escrito por Julio Gallego Codes. Psicopedagogo. Publicado en Conoce a tus hijos.

El estado emocional de ansiedad que se detecta en algunos chicos, arranca normalmente de situaciones estresantes. Este desagradable estado se produce porque alrededor del chico se ha creado o el mismo se ha originado, un serie de expectativas que le estresan.


Son señales que nos manifiestan a un angustiado:

- Su inseguridad.
- Intranquilidad.
- Respiración entrecortada.
- Defensividad.
- Comerse las uñas.
- Inestabilidad.
- Manos crispadas.
- Irritabilidad.
- Dolores de cabeza.
- Mareos.
- Inconstancia en la tarea.
- Preocupón.
- Retraimiento: le cuesta integrarse con los demás chicos.

Carece de espontaneidad en las relaciones sociales.

La aparición de varias señales en el sujeto, confirman un grado de certeza mayor sobre su situación de ansiedad.

El chico probablemente ha soportado durante cierto periodo de tiempo tensiones emocionales. La ansiedad que sufre será el resultado de aquella situación emocional elevada.

Se puede haber originado por:

* Sentimientos de inferioridad, culpabilidad o miedo.
* Inadaptación.
* Reacción al mundo externo por una excesiva protección durante la infancia.
* Frustración.
* Ser el menor de una familia y estar siendo "machacado" por sus hermanos.
* Conflictos con los padres o con algún profesor.
* Necesidad de aprobar un examen
* Agresividad de algún compañero de clase.

La ayuda al chico angustiado.

1. Estando muy atento a que para huir de una realidad tensa no construya un mundo irreal en el que se encierre.

2. Lograr un acuerdo entre padres y profesores en la educación del chico. Que analicen cómo quitar tensión a los aconteci-- mientos creadores de su angustia.

3. Procurar se establezca una relación serena entre los hermanos.

4. Lograr un medio familiar y escolar acogedor en el que se valoren sus aciertos. Quitarle importancia a sus fallos y errores.

5. Adaptar el curriculum escolar a la capacidad del chico, para que primen los aciertos sobre los errores.

6. Todo aquello que pueda influir en una mejora de su autoestima.

7. Elevarle por encima de la angustia, minimizándola, riéndose prudentemente de ella.

8. Comunicarle serenidad en el ambiente familiar y escolar.

9. Darle una serie de pensamientos alternativos potentes, para que se centre en ellos cuando aparezcan las señales de ansiedad. Pensamientos del tipo de: los éxitos de tu equipo deportivo; la última película agradable que has visto; el trabajo que te llenó de satisfacción; la relación con tu mejores amigos; aquel magnífico libro que leíste, etc.