Familia y Educación

Tengo un prealcohólico en casa

Escrito por Julio Gallego Codes. Psicopedagogo. Publicado en Conoce a tus hijos.


Hay ocasiones en que los tutores de los Centros Educativos piden ayuda a su Departamento de Orientación  ante casos de adolescentes de trece a quince años, de ambos sexos, por una grave falta de rendimiento escolar.  En los Departamentos se inicia con ellos un trabajo de estudio y evaluación del problema con entrevistas y pruebas. En bastantes ocasiones el problema encubre otro mayor: el abuso del botellón y los tres o cuatro whiskies de los viernes, seguidos de otra ingesta similar en la noche de los sábados, más la ruptura con la novieta o noviete, o tal vez con uno o varios amigos/as. Seguidamente se descubre un cierto grado de depresión y una incapacidad de arreglar el múltiple problema.

 

Estamos ante el problema del abuso del alcohol que conduce además a la violencia, rupturas de amistad, tendencia a los accidentes y enfermedades físicas y psiquiátricas, momentos de confusión, pérdida de memoria, escasa concentración e irritabilidad.

 

El alcohol es la droga más consumida por los adolescentes y jóvenes españoles. Entre 1993 y 2002, los ingresos hospitalarios por psicosis provocadas por el consumo de drogas, incluido el alcohol, aumentaron en un 103%, es decir, que hace tres años, se produjeron 2.726 hospitalizaciones por esta causa.

 

Los adolescentes de barrios de ciudades grandes consumen más alcohol que los que viven en el centro de las ciudades o en áreas rurales o ciudades pequeñas. El consumo de alcohol es para muchos adolescentes, un puente hacia otro tipo de drogas de mayor riesgo y hacia la iniciación temprana de actividades sexuales. El consumo de alcohol previo a la entrada en la discoteca, se realiza en unos casos, en plazas u otros lugares públicos, bebiendo el botellón o el calimoche (vino con coca-cola).

 

El prealcohólico o el alcohólico suele tener amigos desviados, pasar bastante de su tiempo de ocio en bailes y discotecas y le da mucha importancia a ser independiente y a tener dinero. Su relación familiar es más pobre, son menos controlados por los padres y la influencia de las creencias religiosas es menor.

 

Es frecuente que el alcohólico tome conciencia de su estado y ante el temor o la vergüenza no busca ayuda, con lo que su situación empeora, hundiéndose, se autodesaprueba, se desespera y entonces recurre una vez más al alcohol.

 

El alcohol es una droga, por lo que el individuo dependiente será capaz de realizar actividades aún después de beber una cantidad de alcohol que incapacitaría a otra persona no alcohólica.

 

El adolescente que se encuentra en una situación de prealcoholismo ha carecido además de una importante buena información. Informar a los chicos es darles a conocer que con el consumo de alcohol suele aparecer unida la depresión, la pérdida de memoria, la indigestión, la incapacidad para mantener la amistad duradera y noble con sus semejantes, daños físicos y psíquicos importantes que afectan al sistema neuronal, al hígado y a otros órganos.

Tampoco se les ha informado convenientemente que existen programas de prevención. El programa “A tiempo”, está especialmente dirigido a familias que estén preocupadas por el consumo de bebidas alcohólicas por sus hijos. Hay el convencimiento de que la colaboración activa de los padres, es primordial a la hora de frenar el consumo de bebidas alcohólicas y drogas.

 

El tratamiento.

 

La primera condición importante para poder hacer algo positivo es que el alcohólico o el menor de edad con un consumo significativo de bebidas alcohólicas, aún sin llegar a una situación de abuso, es que reconozca que existe el problema. Si esto no ocurre, es difícil el éxito con las diversas medidas que puedan tomarse.

 

Un buen punto de arranque es desde luego ir al médico, porque puede ser conveniente un régimen de fármacos.  Pero siempre el apoyo familiar es necesario e importante. Si el paciente acepta un plan de abstinencia, preciso será ponerle o ponerse metas a corto plazo y visitar al médico semanalmente para analizar con él las dificultades que se puedan ir presentado.

 

En este caso, el tratamiento versará además sobre:

 

A.     El control de los estímulos

Es decir, evitar el bar o los amigos con los que se practica el consumo habitualmente. Cuanto antes se interrumpa la conducta nociva, más fácilmente se recuperará la normalidad.

Si es la falta de éxito escolar o de aceptación por personas de otro sexo los causantes del problema, hay que indicarle al sujeto una serie de alternativas posibles: practicar un deporte, una afición, fomento de la lectura, ir al cine, práctica de habilidades sociales en una ONG, etc.

 

  1. Los reforzamientos.

Una forma de vivir en abstinencia es con el control del dinero. El chico que tiene poco dinero, es más fácil que no caiga en este problema y que si está en él, salga más fácilmente. La abundancia de dinero es un estímulo a comprarse alcohol.

La familia puede reforzar la conducta de abstinencia con ciertos premios: demostrarle afecto, una comida favorita, un viaje, comprarle una prenda de vestir o una revista por la que tiene cierta ilusión, el regalo de una novela por la que ha mostrado interés, una invitación al teatro o al cine.

Las propias críticas familiares, desarrollarle el espíritu crítico, encontrarse con nuevas amistades, enseñarle a amarse bien a sí mismo, un amor que perfeccione y no destruya, son también razones que favorecen el cambio.

 

Por último, recordar que la recuperación de la autoestima es un factor importante para una vez que se sale del problema, consolidarse en la abstención.