Familia y Educación

Alternativas a una educación sexual fracasada.- El sexo inteligente

Escrito por Ignacio F. Zabala.- ©ACEPRENSA. Publicado en Afectividad-Sexualidad.

En el libro ¿Quién se ha llevado mi queso?, Spencer Johnson cuenta la historia de dos ratones y dos hombrecillos que vivían en un laberinto y se alimentaban de queso. Habitaban felices en una estancia repleta de queso, pero un día se acabó. Los hombrecillos siguieron buscando en el mismo sitio porque "siempre lo hemos hecho así". Los ratones, viendo que se acababa, se preocuparon de buscar en otros lugares y ya disfrutaban de queso. En el actual laberinto de la educación sexual, hay quienes se obstinan en repetir lo mismo de siempre y quienes hace tiempo que se movieron con el queso.

Hace unos años, alguien escribió un discurso sobre las ventajas del preservativo, lo archivó (condon.txt) y lo envió a toda la libreta de direcciones. En realidad son un par de líneas: "La mejor manera de evitar el contagio del SIDA y los embarazos no deseados es utilizar el preservativo", más o menos. El archivo se imprime dos o tres veces al año y se lee delante de los micrófonos. Los comentaristas asienten: "es verdad, es verdad".

La última vez ocurrió al dar los datos sobre el aborto en España. Según el Ministerio de Sanidad, en España se practicaron de 63.756 abortos en 2000: un 9% más que en 1999. El 11% de las mujeres que abortaron tenían menos de 20 años. Y en los últimos diez años, el total de abortos ha subido un 57%; entre las menores de 20 años el ascenso ha sido del 74% (ver servicio 15/02). No obstante el desaguisado, al día siguiente el preservativo estaba otra vez en los micrófonos.

Asignatura pendiente

Ahora, condon.txt tiene un par de líneas nuevas: "La educación sexual es una asignatura pendiente en España". En esto sí hay acuerdo. Lo malo es que el nombre completo es Educación Sexual Problema de Salud Pública y Asignatura Pendiente. Es decir, el Ministerio de Sanidad tiene algo que decir. Ahí están las recomendaciones: Tómalo, (o) Déjalo.

Visto lo que da de sí el Ministerio, pasemos a las escuelas. Hay una asignatura transversal en el plan educativo de la LOGSE. No hay datos fiables, pero ni se da en todos los colegios ni los profesores están dispuestos a hablar de educación sexual después de explicar Geografía; sobre todo cuando lo que le "obligan" a decir parece sacado de un manual de fontanería.

Una vez más, los padres -que hablan con sus hijos de la elección de carrera o a quién votar, pero no de sexualidad- tendrán que decidir si dejan la educación sexual de sus hijos en manos de las campañas, de los profesores de Geografía o de los compañeros del colegio. Si se arriesgan, tendrán que dar calderilla a sus hijos. Si no, les gustará saber que hay programas complementarios para lo que les enseñan en casa.

Secuelas de relaciones sexuales precoces

La Fundación Solidaridad Humana (FSH) se dedica a enseñar a los jóvenes a vivir la sexualidad de forma integrada con el amor. Desde 1992, ha impartido programas de educación afectivo-sexual en más de 100 centros de enseñanza, llegando a una población cercana a los 13.000 estudiantes de entre 12 y 18 años.

Para la FSH, el aborto, el SIDA, las enfermedades de transmisión sexual, los desengaños son el final de un camino equivocado. De ahí que surgiera la idea de organizar cursos educativos para llegar antes, no minutos antes o al día siguiente...

Según Fernando del Castillo, presidente de la FSH, "todavía no existe ningún método que nos prevenga de las consecuencias psicológicas y emocionales del 'sexo seguro'. No se ha inventado una píldora para los efectos que producen las relaciones sexuales precoces. Un embarazo no es la única secuela de la que protegerse tras una relación sexual precoz".

Los programas que imparten constan de cuatro sesiones de dos horas -con apoyo audiovisual-, que se imparten en dos días. Dos semanas antes, los organizadores reparten a los estudiantes un cuestionario y, según las inquietudes de los jóvenes, diseñan el contenido de las sesiones. Después, se ofrece a los alumnos que lo deseen una orientación personalizada donde resolver sus dudas en privado. Al terminar, vuelven a pedir a los jóvenes que rellenen un cuestionario de evaluación, para medir la incidencia de 10 que han escuchado.

El chasco de muchos jóvenes

Según la FSH, muchos jóvenes han experimentado el mismo chasco: "creías que eras importante para alguien, te has entregado, has compartido tu cuerpo y de repente, todo termina, como si nada de lo anterior hubiera sido cierto". La FSH piensa que una política de salud sexual debe ir a la raíz y no a la emergencia y al parche. Más que "sexo seguro", invita a los jóvenes a vivir un "sexo inteligente". Es decir, les enseña a decidir cuándo ha llegado el momento de practicarlo y por qué decir que no. Según Guillermo, uno de los monitores de los cursos, "el sexo tiene sentido cuando estás seguro de que la otra persona es la adecuada, es decir, dentro del matrimonio".

En las sesiones se habla también de los cambios psicológicos que se producen en la adolescencia, en ellos y ellas; del papel de la sexualidad en el desarrollo de la persona; del proceso del amor, en el que hay que poner inteligencia y voluntad; del riesgo de frustración ante los ideales estéticos o los cambios corporales; de cómo entender los mensajes contradictorios acerca de la fertilidad femenina del tipo "error o enfermedad que hay que arreglar con píldoras, etc."; de cómo afrontar una fase en la que se puede sentir atracción por personas del mismo sexo; etc.

Padres que hablen

Según la FSH, a partir de 1º de bachillerato (16-17 años) las relaciones con los padres se vuelven más difíciles. Como a veces los padres eluden hablar con sus hijos porque son todavía niños, más tarde son los hijos los que no quieren hablar con sus padres. De ahí que los jóvenes reciban la mayor parte de la información sexual a través de los amigos o amigas, televisión, Internet, revistas, etc. Si no se atreven a preguntar en casa, buscan la información en la calle (mejor dicho, la encuentran). Estas fuentes relegan a los padres en su papel de educadores sexuales. De ahí que la FSH organice sesiones para padres, los mismos días que las reciben sus hijos, para animarles a mejorar la comunicación con sus hijos en esta materia y orientarles sobre lo que tienen que explicar en cada edad.

Sobre la base de los programas de la FSH, los padres pueden hacer que sus hijos entiendan la sexualidad como una dimensión personal que es preciso aceptar, comprender, orientar e integrar en los demás aspectos de la personalidad, y que es paso obligado para madurar. De esta manera, los jóvenes tendrán recursos propios para prevenir los problemas sexuales.

Lo que piensan los jóvenes

La FSH asegura que en los últimos años se ha producido una creciente trivialización de la sexualidad entre los adolescentes; un descenso en la valoración del matrimonio y una reducción de la edad media en la que se produce la primera relación sexual.

La estabilidad familiar es un factor influyente en la Ia conducta sexual de los hijos, como en tantas otras cosas. Así, en las familias donde los padres están casados y viven juntos, el porcentaje de chicos de 14-18 años que han mantenido relaciones sexuales es el 9,5%, mientras que en las familias con padres separados sube al 25%.

Las diferencias entre el primero y el segundo cuestionario que realizan los adolescentes son significativas. En 2001, antes de recibir las sesiones, los adolescentes puntuaron de 1 a 10, con un 6,6 la expresión ) "Tendré mi primera relación sexual solo cuando mi relación de pareja sea madura, estable". Al terminar, la puntuación subió hasta el 7,6, de manera que, a diferencia de lo que piensan algunos, los jóvenes son capaces de ilusionarse con la espera y vincular la sexualidad a la madurez afectiva dentro de la pareja. Pero, claro, hay que explicarles que el "sexo seguro" no es un método, son razones y que, entonces, se convierte en "sexo inteligente".

©ACEPRENSA (http://www.aceprensa.com)

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico