Familia y Educación

La educación sexual que viene

Escrito por José R. Barros. Publicado en Afectividad-Sexualidad.

Rosa María Peris, directora general del Instituto de la Mujer, manifestó con rotundidad las consecuencias de la implantación de Educación para la Ciudadanía en los colegios e institutos de España: "La educación afectiva [de EpC] comprende la educación sexual". Y eso pese a que los currículos oficiales de EpC no incluyen explícitamente la educación sexual dentro de sus materias. Pero basta echar un vistazo a la web del Ministerio de Educación para saber hacia dónde apuntan las intenciones del Gobierno.

Sexpresan es un material educativo para profesores y alumnos en formato multimedia que fue premiado por el propio Ministerio en 2007. Dos años más tarde, en marzo de 2009, dicho material pasó a incorporarse a la web del Instituto Superior de Formación y Recursos en la Red para el Profesorado (dependiente del Ministerio de Educación), como recurso específico para la la asignatura de EpC.

La aprobación, el 3 de marzo de 2010, de la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, más conocida como ley del aborto, ha supuesto un nuevo avance hacia las metas del Ejecutivo socialista. El secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, ha confirmado que el ministerio para el que trabaja está elaborando una normativa legal que obligará a todos los centros educativos, sin excepciones, a impartir la educación sexual que la ley del aborto promueve.

Comisarios políticos en clase

Para asegurarse de que ningún colegio o instituto escamotea estas enseñanzas a sus alumnos, la formación en educación sexual la impartirá personal propio, acreditado por el Gobierno y por completo ajeno a los centros educativos. El material didáctico de la pedagogía gubernamental todavía se desconoce. Tendrá que fijarlo cada comunidad autónoma -siempre bajo el prisma de la ideología de género, tal y como establece la ley orgánica-, pero no estará alejado de Sexpresan.

Los contenidos del referido multimedia están estructurado en diversas secciones: actividades interactivas, varios apartados de información sexual (Quieres saber más y Sex-diccionario) y una sección de enlaces y recursos. Dentro de las actividades interactivas, a modo de ejemplo, aparecen las experiencias de iniciación sexual de varios alumnos. A su vez, la opinión del alumno es valorada por Sexpresan.

Así, en la iniciación sexual de una adolescente llamada Maite, la valoración correcta es "que la relación fue plenamente satisfactoria" porque "deseaban hacerlo" y "utilizaron preservativo". Otro ejemplo: la primera experiencia sexual de un chico llamado Ancor se produjo con un compañero de gimnasio. Esta relación fue "satisfactoria, emotiva y pasional". Los jóvenes, según su propio relato, hicieron "todo lo que les apetecía". Sin embargo, se trató de una relación "de riesgo alto" porque no utilizaron el preservativo mientras practicaban el coito anal.

La sección de actividades interactivas también incluye un juego adaptado a chicos y a chicas que consiste en encontrar las zonas de placer en el propio cuerpo. Siguiendo en la misma sección, el multimedia incluye, mediante imágenes de sexo explícito y juegos, una lección práctica de cómo utilizar el preservativo.

En el apartado ¿Quieres saber más? se encuentran varios monográficos sobre los siguientes temas: la menstruación, el deseo, la orientación, el placer, los embarazos no deseados, los métodos anticonceptivos, la píldora poscoital, la interrupción voluntaria del embarazo, las enfermedades de transmisión sexual, el género y la ética relacional.

La tiranía heterosexual

Dentro de la sección El deseo sexual se habla del autoerotismo como de una "práctica normal y saludable en cualquier edad" que, además, "podemos compartir con otras personas si nos apetece".

El apartado dedicado a la orientación sexual parte del supuesto de que nuestra sexualidad viene regulada por el deseo sexual o "impulso de relacionarnos íntimamente con otras personas". Sexpresan califica de "tiranía" el considerar únicamente aceptables las relaciones sexuales entre personas heterosexuales. Además, anima a los alumnos a contribuir a que todas las personas "podamos elegir entre las múltiples opciones [sexuales] y construir nuestra vida".

En el mismo marco se indica expresamente que, a partir de la adolescencia, "puede ocurrirque nuestro deseo se active con personas de nuestro propio sexo (homosexualidad), con personas del otro sexo (heterosexualidad) o con ambos (bisexualidad)". Se aclara que la orientación sexual puede variar a lo largo de la vida.

"Si ya has confirmado el embarazo", afirma en el apartado dedicado a los embarazos no deseados, "tienes que decidir si quieres llevarlo a término o no". Más adelante la web señala que "se trata de tu cuerpo, de tu vida y de tu decisión. Debes decidir basándote en tu situación y circunstancias personales".

En el caso de que la adolescente quiera seguir con su embarazo, recuerda que "la paternidad o maternidad es una elección". Si la adolescente decide interrumpir el embarazo (es decir, practicarse un aborto), le recuerda que debe hacerlo antes de las 12 semanas.

En todo caso, Sexpresan dedica una sección en exclusiva a la llamada interrupción voluntaria del embarazo. En este apartado, en caso de querer abortar se recomienda acogerse a la "interpretación del primer supuesto (peligro psíquico para la embarazada)", que es "como se realizan la mayoría de las interrupciones". A continuación, la web proporciona los datos de contacto de los centros en los que se puede abortar.

En la sección dedicada a la píldora poscoital, se indica que este producto, también llamado "píldora del día después", evita un posible embarazo no deseado y es un tratamiento de urgencia que "debe utilizarse dentro de las 72 horas siguientes a la relación coital y cuanto antes, mejor".

Albadigital 18/06/10

José R. Barros