Familia y Educación

La importancia de la letra pequeña

Escrito por Pedro Peral. Castilla -La Mancha III Milenio, entidad colaboradora de los GEA. Publicado en Educación-Enseñanza.

Cualquier tipo de contrato -especialmente los de servicios- contiene condiciones generales y condiciones particulares. Estas destacan en la parte principal del documento, mientras aquellas quedan relegadas al final o en folio vuelto y con "letra pequeña", a pesar de que contiene prescripciones de enorme alcance en orden a la exigibilidad y cumplimiento de los deberes y derechos de ambas partes. Es costumbre bastante generalizada no leer, o hacerlo sin atención, la letra pequeña, a pesar de su decisiva importancia en algunos supuestos. De aquí la sabiduría del refrán cuando recomienda: " al papel, hasta el trasero le has de ver". Pues con los informes oficiales, sucede otro tanto.


Acaba de publicarse el informe de la OCDE del presente año. Resulta ilustrativo detenerse en la "letra pequeña"· En relación con la educación, en inversión educativa por alumno, los redactores sitúan a nuestro país a la cabeza de los veintisiete que lo integran; por encima de Francia, Reino Unido y Alemania y con importes del doble que la media. En becas y ayudas directas, los españoles reciben 13,2%, un trato similar a la media de la OCDE, 12,9%.

Estas y otras cifras deberían ser tenidas en cuenta a la hora de calificar la política educativa del Gobierno de España y de defender, por encima de todo, la enseñanza llamada pública. Tengo para mí que aquí se da una trampa semántica. Toda la enseñanza es pública, sea o no prestada directamente por el Estado; sería mejor, a mi entender, denominarla enseñanza estatal y no estatal. Hablar de privada, lleva implícito una descalificación o la alusión a un privilegio, que generalmente no existe. La enseñanza ha de ser universal y gratuita, gestionada por organizaciones no estatales o por órganos del Estado. La elección de centro es un derecho a favor de los padres, porque los hijos no son del Estado desde una concepción humanista de la educación. En este campo, las cifras del citado informe son concluyentes: en porcentajes del PIB, España destina a subvencionar la enseñanza no estatal el mismo porcentaje que Francia y un tercio de la media de la OCDE.

Si a ésto añadimos que, en rendimiento escolar, estamos en la zona baja de los países analizados, cabe concluir que es necesaria una reforma de nuestro sistema educativo, aunque se hayan levantado voces, no mayoritarias, según los medios, en su contra. Claro, que siempre es más fácil protestar que estudiar, aunque creo que al Gobierno le ha faltado cintura para negociar una mejora de la calidad de la enseñanza, que muy pocos rechazan por innecesaria.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico