Familia y Educación

Padres, profesores y alumnos a favor de la calidad y la libertad en la enseñanza

Escrito por --. Publicado en Educación-Enseñanza.

Desde las primeras horas de la tarde, cientos de miles de personas se han venido  congregado en el centro de Madrid para la marcha contra la reforma educativa del PSOE. El corto trecho determinado para la manifestación, hizo que ésta se convirtiera en una concentración que abarcó desde Neptuno a la plaza de Colón, en el eje del paseo de Recoletos, y desde Gran Vía a la Plaza de la Independencia, en el eje de la calle de Alcalá


Según datos facilitados por la Comunidad de Madrid, los participantes en la manifestación han sido algo más de millón y medio de personas.

La masiva afluencia de personas hizo que la  manifestación arrancara antes de las cinco de la tarde, que era la hora prevista, y pronto se vio transformada en una concentración, ya que todo el recorrido previsto y las calles adyacentes se encontraban llenas de personas, quedando solo un pequeño carril central para el avance de los representantes de las entidades, federaciones y sindicatos convocantes.

Por primera vez han marchado juntos asociaciones de padres y madres y sindicatos de estudiantes, confederaciones empresariales y asociaciones y sindicatos de profesores y personal no docente, partidos políticos y organizaciones de diferentes credos religiosos, con un claro objetivo común: Pedir al gobierno una enseñanza de calidad en libertad.  

 

Padres y profesores acorralan al Gobierno en las calles de Madrid

Un millón y medio de personas lanzaron un grito unánime en contra de la reforma socialista y a favor de la libertad y la calidad en la enseñanza

Mar Villasante – La Razón

La capital de España fue ayer una auténtica «fiesta» contra la ley de educación socialista. Dos millones de personas, según los organizadores (millón y medio según la Comunidad de Madrid y 407.000 según la Delegación del Gobierno), se dieron cita en Madrid para pedir el fin de la reforma de la enseñanza y la dimisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que fue el principal foco de atención de los coros de los asistentes y mereció gritos y pancartas como «Zapatero, embustero», «Yo no quiero que me eduque Zapatero», «Zapatero, bandolero» o «Zapatero, De la Vega, con mis hijos no se juega». «Zapatero, gracias a tí boi ha ser lizenziado», se leía en otro lado.


Llegados de todas partes de España, los manifestantes ya se empezaron a concentrar pasadas las dos de la tarde en la plaza de Neptuno. Los más afortunados –dadas las dimensiones de la concentración– pudieron incluso ver a un burro ataviado con un birrete que paseó sin complejos con el cartel «1+1=3».


Repartidos en tres cabeceras, en la primera figuraban los representantes de las organizaciones convocantes, que portaban la pancarta «Por una educación en libertad. LOE no». Allí figuraban el presidente de Concapa, Luis Carbonel; el presidente del Foro de la Familia, José Gabaldón; el presidente del sindicato USO, José Luis Fernández; el presidente de Cofapa, Mariano Calabuig; el historiador César Vidal; la presidenta de la Asociación de Profesores de Secundaria, Blanca García Olmos; Álvaro Vermoet, de la Coalición Democrática de Estudiantes y Ana Romero, de la Confederación de Estudiantes.


Luis Carbonel se refirió al recorte de las libertades y al fracaso escolar como los principales motivos de la protesta, mientras que Isabel Bazo criticaba los intentos del Gobierno por frenar el impacto de la protesta y José Luis Fernández pedía al Gobierno que se siente a hablar con todas las organizaciones sociales. José Gabaldón reclamaba a los gobernantes que reflexionen sobre el mejor sistema de educación, y María Rosa de la Cierva, representante de la Conferencia Episcopal en el Consejo Escolar del Estado, expresaba su especial preocupación por el futuro de la escuela pública.

 

Políticos. La segunda cabecera estuvo liderada por los representantes políticos –de la cúpula del Partido Popular y alguno de Unión del Pueblo Navarro– que portaban el lema: «Por el prestigio de la enseñanza. LOE no». Así, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Ana Pastor, Miguel Arias Cañete, Esperanza Aguirre, Pilar del Castillo, Jaime Mayor Oreja, Jesús Posada, Ignacio Astarloa y Ana Mato, así como consejeros de gobiernos autonómicos y la tercera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, se sumaron a la marcha.

El secretario general del PP, Ángel Acebes, resaltó la presencia de tantos jóvenes en «defensa de su futuro y de una educación en libertad sin imposiciones». El portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, acusó al Gobierno de «revanchismo» y de no haber querido dialogar ni con el principal partido de la oposición ni con los sectores educativos, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, destacó la respuesta de los madrileños y su desacuerdo con la política educativa del Gobierno, que definió como «un ataque a la calidad de la enseñanza». «Zapatero tendrá que mirar hoy cómo los españoles le enseñamos que no estamos de acuerdo», enfatizó. Mientras, la secretaria de Política Social del PP, Ana Pastor, dijo sentirse «impresionada por la cantidad de gente» presente en la concentración, lo que demuestra que la LOE «es una ley contra el sentido común y el futuro de los chicos de este país». Los políticos populares estuvieron acompañados por Elvira Rodríguez, la esposa del líder del partido, Mariano Rajoy, que no pudo acudir por estar convaleciente de una operación.
Fueron también varios los obispos –aunque faltaron la mayoría de ellos– que tampoco quisieron perderse la multitudinaria cita. En la lista de representantes eclesiales se encontraban el prelado de Granada, Javier Martínez; el de Jaca (Huesca), Jesús Sanz; el de Castellón, Juan Antonio Reig Plá; el de Tarazona, Demetrio Fernández; el auxiliar de Valencia, Esteban Escudero; el auxiliar de Madrid, Fidel Herráez, y el auxiliar de Toledo, Carmelo Borobia.


Finalmente, en la tercera cabecera marcharon los representantes de las más de mil adhesiones que recibió la convocatoria y que portaban la pancarta «Contra el fracaso escolar. LOE no». Profesionales de la enseñanza, familias completas con niños de todas las edades, muchos jóvenes y algunos religiosos formaban el grueso de la manifestación.

  

 

La educación importa. La marcha arrancó a las cinco en punto de la tarde de la plaza de Neptuno y, veinte minutos más tarde, llegó a la de Cibeles, donde fue recibida por una gran pancarta de 60 por 20 metros, elevada por globos amarillos de gas, que rezaba un «La educación también importa».


Ya de camino a la Puerta de Alcalá, a donde llegaron a las seis, la megafonía animaba a los manifestantes con consignas como «con la LOE no van a salir estudiantes, van a salir burros» y la canción de Peret del «Borriquito como tú», que hizo del recorrido un verdadero jolgorio.


Un portavoz de la organización leyó una carta de Fernando Sánchez Dragó, en la que el escritor lamentaba no haber podido acudir a la cita por estar fuera de Madrid y denunciaba que «la ley de educación y enseñanza no es educación ni es enseñanza, es un coladero demagógico y liberticida que destruye en niños y y jóvenes la idea de España, les impide llegar a ser ciudadanos y les convierte en carne de borregos analfabetizados y desmotivados». Un «Viva la cultura, viva el criterio de excelencia frente al de todo vale, la ética y la libertad», cerró la misiva.


Los altavoces iban recordando los motivos de la manifestación: «La ley usurpa derechos de las familias», «olvida la verdadera función de la educación, la transmisión de conocimientos», «no otorga suficiente representación a los padres», «desprecia el valor del esfuerzo personal», «desoye una gran demanda social», «ampara la inasistencia a clase»...


Con avisos de niños perdidos incluidos, la megafonía aprovechaba para pedir fondos para sufragar el evento con la compra de las pulseras oficiales, de vídeos divulgativos de la manifestación del 18 de junio a favor de la familia y con la contribución «generosa» a las huchas que por allí circulaban. Y canciones y más canciones: «Loosing my religion» (perdiendo mi religión), de REM; «Nada de esto fue un error» (versionada con un «Zapatero fue un error»), entre otras.

 

Los motivos de la protesta

- Fracaso escolar: Consideran que la ley no prima el esfuerzo y la calidad y que fomentará el fracaso al permitir a los alumnos pasar de curso con tres suspensos.

- Libertades: Los manifestantes pidieron al Gobierno que respete la libre elección de colegio por parte de los padres y la libertad y autonomía organizativa de los centros.

- Religión: Piden que la asignatura tenga la misma consideración y peso que el resto de las materias.


- Adoctrinamiento: Critican que, frente a la devaluación de la Religión, el Estado intervenga en la transmisión de valores a través de la asignatura obligatoria de «Educación para la Ciudadanía».

- Novillos: La ley ampara las faltas colectivas a clase, con el derecho de huelga de los alumnos, por encima de las decisiones de los padres.


- Gratuidad: La reforma carece de la financiación necesaria y no garantiza la gratuidad de la enseñanza obligatoria ni el sostenimiento de los centros.


- Conciertos: No garantiza el derecho al concierto de los centros cuando la demanda social los exige.


- Ruptura: La ley no garantiza un mínimo de contenidos comunes en toda España.

 

«La Educación es derecho y responsabilidad de los padres»


- El manifiesto, leído por la ex Miss Mundo Mariasela Álvarez, apela a la Constitución - Los padres católicos exigen una reunión «ya» con Zapatero



C. S. Macías

«Los poderes públicos no tienen el derecho de educar a los ciudadanos, sino que tienen que asegurar la libertad de los padres para decidir el tipo de enseñanza que desean, sin otros límites que los constitucionales».

Al término de la manifestación, la ex Miss Mundo Mariasela Álvarez fue la encargada de verbalizar, de este modo, el sentir de las cientos de miles de personas congregadas para decir «no» a la LOE.

La dominicana, reina de la belleza en 1982 y que en la actualidad presenta un programa en Popular TV, leyó el «Manifiesto por una educación de calidad en libertad».
Álvarez habló en nombre de «padres y madres de alumnos, profesores, responsables de centros, alumnos y alumnas, y ciudadanos preocupados por la educación».

En su discurso, señaló que «el Gobierno ha incumplido su promesa» de elaborar una reforma con el acuerdo de la comunidad educativa. Con la nueva ley, señaló, «la calidad de la enseñanza española seguirá descendiendo», y no resolverá el fracaso escolar ni el descenso del nivel de conocimientos.

 


Pero, además, «la reforma desconoce los derechos y libertades que en materia educativa reconoce nuestra Constitución», indicó la presentadora, quien añadió que la reforma no respeta «el derecho de los padres a decidir sobre el tipo de educación que quieren para sus hijos».


 La ex Miss Mundo también se refirió al trabajo de los docentes, que, aseguró, no estará prestigiado en la nueva ley. Sobre la asignatura de Religión, Álvarez dijo que «quedará marginada» en la reforma. Como consecuencia, pidió a «los poderes públicos» la retirada del proyecto.


Antes de su intervención, les tocó el turno a los representantes de las entidades convocantes de la marcha.


Educación Especial. José Alberto Torres, presidente de la Asociación Nacional de Centros de Educación Especial (Anfe), defendió el derecho a la libertad de elección de centro y pidió a los ciudadanos que colaboren con las entidades convocantes de la marcha.


 Tiempo de educar. Ángel Mer, de la Plataforma Tiempo de Educar tachó la LOE de «estatalista» y afirmó que «el pueblo ha hablado y por ello el Gobierno debe obedecer».

Docentes. Blanca García Olmos, presidenta de la Asociación de Profesores de Secundaria (APS), aseguró que la LOE perjudica a las capas sociales más desfavorecidas, rebaja el nivel cultural del país y perpetúa que los profesores sigan en la «lamentable» situación en que se encuentran, además de perjudicar a la enseñanza pública.


Escuelas. Para Isabel Bazo, de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), la ley también va «contra la enseñanza privada», además de «conculcar» la libertad de elección de centro y atentar contra «la unidad de España» al propiciar 17 sistemas educativos.


Estudiantes.
Después le tocó el turno a los estudiantes. Primero, a Álvaro Vermoet, de la Coalición Democrática de Estudiantes, que consideró «curioso» que tengan que ser los alumnos los que le pidan a la ministra que valore el esfuerzo. Después, a Ana Romero, de la Confederación de Estudiantes (CES). Los representantes de los alumnos expresaron sus dudas de que una ley sin consenso vaya a terminar con el fracaso escolar. Además, criticó la asignatura de Educación para la Ciudadanía.


Padres. Por su parte, Mariano Calabuig, de la Confederación de Padres y Madres Cofapa, tachó de «nefasta» la reforma y reiteró que vulnera el derecho «a elegir con libertad la educación que queremos para nuestros hijos» y, por el contrario, impone un modelo uniforme.


Padres católicos. Para Luis Carbonel, presidente de la Confederación de Padres Católicos y uno de los impulsores de la protesta, el proyecto de la LOE falla en dos aspectos fundamentales: no remedia el alto índice de fracaso escolar y «atenta contra los derechos constitucionales» en materia de educación. Por ello, Carbonel exigió una reunión «ya» con Zapatero y se comprometió a «mantener viva la llama» de la protesta.


Familias. José Gabaldón, del Foro Español de la Familia, además de resaltar el pobre papel que el proyecto de la LOE otorga a los padres de alumnos, resaltó que no garantiza una enseñanza que fomente «el valor del esfuerzo».


Sindicatos. Para José Luis Fernández, de la Federación de Enseñanza del sindicato USO, la LOE es «innecesaria» y no combate el fracaso escolar. Además, «no ha tenido en cuenta la opinión de los docentes».

 

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico