Familia y Educación

Enseñanza: Los 7 puntos de los Acuerdos con la Santa Sede que el Gobierno debería cumplir

Escrito por ForumLibertas.com. Publicado en Educación-Enseñanza.

La asignatura de Religión no se imparte “en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales”

 

La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, anunció desde Ciudad de México, el viernes 6 de octubre, que no habrá una asignatura alternativa a la religión en las escuelas y que cada centro decidirá el horario de esta asignatura y la actividad alternativa para los niños que no cursen la materia.

 

Lo que fue presentado por la ministra Cabrera como un intento del Gobierno para “satisfacer los derechos” de los padres a escoger que sus hijos estudien Religión u otra alternativa es, sin embargo, un paso más en la línea del Ejecutivo de Zapatero de segregar la materia religiosa del mayor número de centros posibles.

 

Lanzar la ‘pelota’ al tejado de los colegios, y que sean éstos los que definan las medidas oportunas para que los alumnos que no den clase de Religión “reciban la debida atención educativa”, en palabras de la ministra, no puede decirse que cumpla, precisamente, con el contenido de los acuerdos Iglesia-Estado.

 

En condiciones equiparables

 

El primer punto del Artículo II de esos acuerdos dice textualmente que los planes educativos “incluirán la enseñanza de religión católica en todos los centros de educación, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales”.

 

En este sentido, cabe resaltar que los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede en materia educativa, firmados en la Ciudad del Vaticano el 3 de enero de 1979, no se llevan a la práctica textualmente o lo hacen sólo parcialmente en algunos de sus apartados.

 

Veamos a continuación los siete puntos que el Gobierno español debería cumplir:

 

De ámbito general

 

1. El Artículo I del acuerdo, firmado por el entonces ministro de Exteriores Marcelino Oreja Aguirre, dice en un primer apartado: “A la luz del principio de libertad religiosa, la acción educativa respetará el derecho fundamental de los padres sobre la educación moral y religiosa de sus hijos en el ámbito escolar”, algo que se cumple con matices.

 

2. Un segundo apartado del mismo Artículo indica que “en todo caso, la educación que se imparta en los Centros docentes públicos será respetuosa con los valores de la ética cristiana”. En este caso, los incumplimientos son indiscutibles y notorios.

 

3. El Artículo II, referente a los “niveles de enseñanza Preescolar, de Educación General Básica (EGB) y de Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) y Grados de Formación Profesional”, el tercer apartado se refiere a que “las autoridades académicas correspondientes permitirán que la jerarquía eclesiástica establezca, en las condiciones concretas que con ella se convenga, otras actividades complementarias de formación y asistencia religiosa”. Un nuevo ejemplo de incumplimiento, sobre todo en la escuela pública.

 

Los puntos específicos

 

4. Tal como señalábamos anteriormente, el Artículo II se refiere también, en su primer apartado, a los niveles de enseñanza mencionados y dice textualmente que: “incluirán la enseñanza de religión católica en todos los Centros de educación, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales”; acuerdo a todas luces incumplido. No sólo por el hecho de que la asignatura de Religión no forma parte del curriculum ni cuenta para la nota media, sino que tampoco tiene efecto en la obtención de becas.

 

5. El apartado segundo de este mismo Artículo señala que, “por respeto a la libertad de conciencia, dicha enseñanza no tendrá carácter obligatorio para los alumnos. Se garantiza, sin embargo, el derecho a recibirla”; un derecho con algunos obstáculos, si nos atenemos a la decisión del Gobierno de pasar el poder de decisión a los centros escolares.

 

6. El artículo III del acuerdo dice en su cuarto apartado que “los profesores de religión formarán parte, a todos los efectos, del Claustro de Profesores de los respectivos Centros”. Son muchos los ejemplos que se podrían citar de las limitaciones que estos profesores tienen para acceder a ese derecho.

 

7. Por último, el Artículo IV dice en su primer apartado que “La enseñanza de la doctrina católica y su pedagogía en las Escuelas Universitarias de Formación del Profesorado, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales, tendrá carácter voluntario para los alumnos”. Otra muestra más de un incumplimiento de los acuerdos Iglesia-Estado por parte del Ejecutivo de Zapatero.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico