Familia y Educación

«Que ofrezcan una asignatura alternativa; no vamos a parar»

Escrito por ABC de Madrid. Publicado en Educación-Enseñanza.

«La sentencia vuelve a reconocer el derecho de los padres a elegir la educación moral y religiosa de nuestros hijos y. Y al reconocer este derecho beneficia a la totalidad de los padres con independencia de cuales sean sus posicionamientos». Así responde Carlos Seco cuando se le pregunta por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía.

 

-¿Se refiere a lo que dice de que da igual que no sea católico?

-Da igual. Lo importante es un derecho de los padres a educar a sus hijos que no nos puede conculcar el Estado. Eso es fundamental. Entre otras cosas, el derecho a que no sean educados en ninguna concepción ideológica. Además duda de la legalidad del currículo. Por vulnerar el derecho fundamental y el principio básico y fundamental del sistema educativo: la neutralidad.

 

-¿Es importante que reconozca que se rebasa la neutralidad?

-Se rebasa la neutralidad ideológica porque impone la educación con determinados contenidos. Plantea la ilegalidad de la asignatura.

 

-Habla de «conexión directa» con los contenidos andaluces...

-Tiene dudas más que razonables acerca de esa vulneración, que se ha traspasado la neutralidad y se ha impuesto un determinado contenido y puede ser ilegal. Pero no es competente y le plantea la cuestión al TS.

 

-¿Es grave que se acuse a la Junta de vulnerar la neutralidad?

-El TSJA está diciendo que se vulnera la neutralidad. Y por ello plantea la ilegalidad. Eso es lo más grave junto con el hecho de que en el contenido anula determinados contenidos relacionados con la ideología de género porque suponen la imposición de una filosofía.

 

-¿No hay precedentes de una sentencia como esta?

-Ni en España ni en Andalucía. Hay sentencias relativas a asignaturas alternativas en las que el Supremo anuló determinados contenidos. Una sentencia en la que hayan entrado en la posible vulneración de la neutralidad ideológica de forma tan clara como que el TSJA no se ha producido nunca.

 

-¿Están satisfechos los padres o no es para cantar victoria?

-Yo cantaría victoria porque es una defensa de derechos fundamentales y libertad de educación. Pone de manifiesto que la imposición de una determinada ideología vulnera el sistema educativo. Pero sería discutible si el TSJA tenía competencia para entrar en la legalidad del currículo por ser estatal.

 

-¿Esperaba algo más?

-Siempre se espera la estimación total de la demanda. Pero éramos conscientes de que había materias en las que la competencia podía ser discutible. -La Junta andaluza dice que sólo se han anulado tres párrafos...

 

-Pretende minimizar pero la sentencia declara la nulidad de pleno derecho y la eliminación de los contenidos. La trascendencia va mucho más allá de la anulación de tres párrafos. Supone la supresión de la ideología de género de educación primaria y secundaria. -¿Cuáles deberían ser los efectos de la sentencia?

-La supresión inmediata del currículo de los contenidos relativos a la ideología de género.

 

-¿Habría que cambiar los libros o cómo podrían hacerlo?

-Supone la supresión de esos contenidos y la imposibilidad de impartir esos contenidos en los centros. Ya la asignatura no se puede impartir así. Debe suponer que no se siga dando.

 

-¿Se conformaría con que dejen de suspender a los objetores?

-El currículo ha quedado anulado de pleno derecho.

 

-Pero la Junta dice que se seguirá impartiendo...

-Si, pero desde el mismo momento de la sentencia, esos contenidos deben desaparecer. No es que nos conformemos. Lo que podemos hacer es dialogar: encontrar puntos de consenso, ver cuáles son los intereses de la administración educativa y cuáles son los derechos de los padres.

 

-¿Es el momento de dialogar?

-Educación no puede seguir demorándolo más. Dijo que confiaba en que la administración de Justicia les diera la razón y no se la ha dado. La razón nos la dan permanentemente a los padres y como es posible encontrar el consenso, hablemos.

 

-¿Sería una solución que la asignatura fuera optativa?

-A lo mejor se trata de que configuremos otro sistema para que podamos optar los padres. Si en Andorra tienen dos sistemas, por qué no puede ser en Andalucía. Que ofertaran Ciudadanía como optativa sería perfecto. Si no puede ser que cada padre pueda configurar el sistema, que ofrezcan una asignatura alternativa. Porque si sólo ofrece una posibilidad y vulnera el derecho fundamental, tendremos que seguir por la misma senda. No vamos a parar esta máquina.

 

-¿Triunfó David contra Goliat?

-Si pero sobre todo el triunfo es del derecho fundamental de los padres a elegir. No debemos ver ganadores ni vencidos.

 

-¿Qué le parece que se tache a los jueces de conservadores?

-La composición de la sala es un espejo de la realidad de la sociedad. Pero cabemos todos.

 

-A usted le tachan de homófobo...

-Educo a mis hijos en el respeto a la opción de sexualidad de otras personas. Todo el que me descalifique por educar en el respeto a la sexualidad de otros, hace un flaco favor a la sociedad. Respeto a los que tengan otra orientación. No soy homófobo pero no es la primera vez que me lo llaman por defender la heterosexualidad.

 

-¿Cómo se lo han tomado sus hijos?

-Como una victoria. Dicen que Ciudadanía no va a comerles el coco.

 

 

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico