Familia y Educación

Eso del matrimonio - Ventajas sociales de un vínculo estable

Escrito por GEA Madrid. Publicado en Familia-Matrimonio-Vida Conyugal.

La palabra matrimonio ha caído en desuso y muchas personas ni siquiera saben lo que significa. Hace algunos días, según decía una recién casada, la buena calidad de vida de una señora con muchos años de matrimonio, consistía en que formaba una pareja estable. "¡No solo pareja estable, sino casada en santo matrimonio!. ¡ Lo mismo que tú!," respondió la mayor. "¡Ah, si, es verdad!", rectificó la encantadora joven, víctima de la confusión ambiental.


Hoy día parece de buen tono mantener en público que el matrimonio es una opción como otra forma cualquiera de ajuntamiento, que es una mera cuestión privada y lo de la boda no es otra cosa que una fiesta, pero lo que importa es el "love", y para eso no hacen falta trámites. Con este aplastante razonamiento, la mera cohabitación merece los mismos derechos que pueda tener el matrimonio.

En las últimas décadas asistimos a un proceso de "privatización" de la relación matrimonial, pero esa falta de reconocimiento social vulnera los fundamentos del contrato más importante de una vida y lo equipara a la cohabitación o la maternidad en solitario. Se quiere hacer creer que la única razón del matrimonio es el beneficio emocional y que cuando el amor "se va", disminuye la "aparente felicidad" y no hay argumento para frenar el fracaso.

Pero si se hace caso a los datos estadísticos, análisis sociológico y crítica social que figuran en una publicación de Estados Unidos, el índice de fracasos matrimoniales es muy alto y, aún así, casi el 90 por ciento de los que se divorcian o separan continua pensando que la boda es un camino para toda la vida. ¿Por qué se da esa contradicción?.

Se obtiene la conclusión de que el matrimonio es lo más parecido a un seguro de vida de largo alcance. En su conjunto, los casados gozan de mejor salud, tienen un estado emocional y psíquico más satisfactorio y están más estimulados a aumentar sus ingresos que los que viven solos o en simple emparejamiento.

Frente a una pobre visión de la persona, del amor y del matrimonio, donde la boda coincide con el "end" de una bonita película de amor, habría que advertir los beneficios a largo plazo del matrimonio, beneficios que arrancan precisamente del "poder transformador" del compromiso, de algo tan concreto y elemental como el compromiso de fidelidad matrimonial.

La confianza y seguridad de un matrimonio para toda la vida anima a los esposos a tomar decisiones conjuntas que contribuyen a facilitar la vida en común. Se consigue una complementariedad que supera ampliamente las posibilidades de cualquiera que viva solo o acompañado "mientras le apetezca"pero con un futuro incierto, nadando y guardando la ropa. En el aspecto financiero, el ahorro que tienen marido y mujer por compartir energía, muebles, electrodomésticos, instalaciones, etc. puede suponer un aumento de hasta un tercio del nivel de vida de ambos cónyuges. Es un hecho cierto el umbral de pobreza en que se sitúan los matrimonios desparejados.

Otra de las ventajas del matrimonio con duración es la de actuar como un verdadero "seguro de vida",y no solamente ante eventualidades como el paro, la enfermedad o la vejez. Es la póliza con garantía para una atención global y personalizada cuando marido o mujer enferman; el que se mantiene más sano "trabajará más para compensar los ingresos perdidos, facilitará cuidados al incapacitado, sin recurrir a la eutanasia o se encargará del trabajo de la casa si fuera necesario". Es una lamentable contradicción que se predique, como progreso, la "solidaridad" con cualquiera y se hagan todos los esfuerzos posibles por deshacer la inmediata solidaridad del matrimonio.

Las mayores ventajas vienen de la exclusividad. Es lo del "modelo exclusivo" pero en persona y de verdad. La relación afectiva garantizada por el pacto matrimonial supera cualquier otra, no solo en los aspectos más íntimos sino también en el apoyo constante en los momentos de dificultad o tensión. Se crea un sentido de dependencia, el sentido de amar y ser amado, de ser absolutamente esencial para la vida y la felicidad de los otros. Ello ofrece una perspectiva diferente de la vida.


Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico