Familia y Educación

Diez cuestiones sobre el matrimonio de homosexuales

Escrito por Daniel Tirapu - Catedrático de Universidad. Publicado en Familia-Matrimonio-Vida Conyugal.

El matrimonio de homosexuales va contra la medicina, la Constitución, los principios de la liberación sexual, la ecología, los débiles, contra la historia y contra cualquier cultura, no casa con la definición de matrimonio, es discriminatorio, es injusto y no puede ser legitimado por un parlamento


1. El matrimonio de homosexuales va contra la medicina

La homosexualidad según estudios médicos y psiquiátricos es una anomalia de naturaleza estructural corpórea y afectiva. De cada 100 casos de homosexualidad declarada, 97 son curables y 3 verdaderos casos de homosexualidad. No se puede basar en una estructura anómala y posiblemente transitoria una institución estable como el matrimonio.

2. El matrimonio de homosexuales va contra la Constitución

El matrimonio de homosexuales contradice el artículo 32 de la Constitución española, que garantiza el matrimonio como una unión heterosexual y de ningún modo homosexual.

3. El matrimonio de homosexuales es discriminatorio

Es injusto que dos personas del mismo sexo vivan juntas por las razones que sean no tengan ningún beneficio. Por el contrario, si se acuestan y duermen juntos y se aman serán tratados como un matrimonio con todas las ventajas jurídicas y sociales del matrimonio.

4. El matrimonio de homosexuales no casa con la definición de matrimonio

La palabra matrimonio viene de mater munus (oficio de madre). Los homosexuales no son idóneos, capaces para contraer matrimonio; ya que el matrimonio es esa peculiar unión entre un varón (persona más virilidad) y una mujer (persona más feminidad) ordenada al bien de la pareja en cuanto que hombre y cuanto mujer y a la procreación y educación de los hijos.

5. El matrimonio de gays y lesbianas va contra los principios de la liberación sexual

Porque la liberación sexual de la que proviene tanta homosexualidad falsa entendía que el matrimonio es la muerte del amor, la cárcel de los sentimientos, el amor obligado frente al amor libre. Quizá habría que pedir que los homosexuales sean coherentes y se amen libremente y no entren en la cárcel del matrimonio.

6. El matrimonio de homosexuales va contra la ecología

Porque la relación sexual entre homosexuales desde el punto de vista biológico es antiecológica y antinatural: sus cuerpos, sexuados hasta la última célula no son complementarios sino clónicos. El hombre y la mujer están hechos para complementarse sexualmente. Las prácticas sexuales de los gays y lesbianas resultan anómalas y con una proyección nula en la vida social.

7. El matrimonio de homosexuales es injusto

Igualar matrimonio de gays y lesbianas con matrimonio heterosexual refuerza la igualdad de la orientación sexual de las personas a costa de la justicia (no dar a todos lo mismo sino dar a cada uno lo suyo) de lo que el matrimonio es como unión heterosexual. Por tanto, esa pretendida igualdad se convierte en un profundo ataque al matrimonio y a la familia. En cualquier caso, actualmente en España, los homosexuales pueden unirse con efectos jurídicos según las leyes autonómicas de uniones de hecho.

8. El matrimonio de homosexuales va contra los débiles

Los hijos tienen derecho a un padre y a una madre biológicos y legales no a dos padres o a dos madres. Un sincero planteamiento de izquierdas, que defiende al más débil o al más desprotegido debe anteponer este derecho fundamental de los hijos a las veleidades del llamado matrimonio homosexual. La liberación sexual pretendía que evitando cualquier represión de tipo sexual, desaparecerían fenómenos como los abusos a menores, el turismo sexual, y el tráfico de niños. Una mirada superficial a la realidad actual demuestra que el sexo desprendido de su carácter personal, unitivo y procreador llevan a las aberraciones más injustas con los menores.

9. El matrimonio homosexual va contra la historia y la cualquier cultura

Los gays y lesbianas no deben ser discriminados por su condición homosexual, pero su orientación homosexual no supone ningún valor añadido al orden social. Ninguna cultura ni ancestral ni moderna conoce la existencia del matrimonio de homosexuales. La cultura griega y romana, profundamente homosexuales en algunas de sus manifestaciones, jamás pretendieron igualar tales prácticas con el matrimonio y la familia de origen matrimonial.

10. El matrimonio de homosexuales no puede ser legitimado por un parlamento

Un parlamento no puede convertir a un hombre en mujer ni a una mujer en hombre. Tampoco puede convertir a dos homosexuales en un matrimonio. El "seréis como dioses" parece hacerse realidad cuando un parlamento pretende convertirse en Dios.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico