Familia y Educación

El uso inteligente de los medios de comunicación

Escrito por Antoni Pedragosa. Publicado en Medios de Comunicación y Ocio.

Se da un crecimiento de la comunicación virtual y un empobrecimiento de la comunicación real, la nueva forma de comunicarnos ha de utilizarse de una forma inteligente

Situarse hoy delante de los medios de comunicación de una forma inteligente, no resulta nada fácil. Porque uno no sabe con claridad lo que hay detrás del medio que tiene en las manos. Una especie de trama oculta, tejida entre el poder económico y el poder político, que nunca conocemos del todo, resulta ser un instrumento de control ideológico y de manipulación informativa que será necesario observar con una actitud de sospecha crítica y análisis sistemático de sus contenidos. No porque digan mentidas, si no porque no dicen toda la verdad.

Veamos a continuación cómo se pone el público delante de los medios de comunicación reconociendo que la actitud crítica, sigue siendo hoy muy minoritaria. El gran público lee el diario de tres maneras diferentes:

1) Mira el diario como un entretenimiento.

2) Mira el diario para saber qué es lo que pasa.

3) Después hay un tercer grupo, que no tiene bastante con saber qué es lo que pasa, si no que quiere saber por qué pasa lo que pasa. Esto normalmente no se encuentra en los grandes medios de comunicación, si no en publicaciones especializadas, porque los grandes medios de comunicación no dicen nunca aquello que va contra sus propios intereses.
Pero mira por donde, hace cuarenta años, aquello que comenzó como una Agencia del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, para transmitir información militar altamente secreta, se ha convertido en la herramienta que ha transformado el mundo de la comunicación, internet.

Ahora tenemos una forma transversal de enviar, de recibir, de transmitir y redistribuir información que no podíamos ni imaginar hace unos años. Es cierto que la capacidad expansiva y movilizadora de esta herramienta es extraordinaria y puesta al servicio de los grandes valores de la vida puede tener un gran valor pedagógico para las nuevas generaciones.
Pero esta forma de comunicarnos, ha de utilizarse de una forma inteligente, evitando el riesgo a una adicción desordenada al ordenador. Hay síntomas que preocupan. Por ejemplo, ese silencio familiar que se produce en casa cuando cada uno está en su habitación dedicando más tiempo a hablar por el ordenador que con los miembros de la familia. Es decir, se da un crecimiento de la comunicación virtual y un empobrecimiento de la comunicación real, del tú a tú, del cara a cara.

Será conveniente autorregularnos y ponernos límites. Pero al mismo tiempo, será necesario aprovechar este extraordinario potencial divulgador, para dar lo mejor de nosotros mismos. Esta situación nos pedirá también una educación nueva, más universal, más abierta, más fraternal. Educar en estos valores tendrá que ser el signo de identidad de las sociedades democráticas del futuro.

Antoni Pedragosa

Forum Libertas 11/06/2010