Sociedad

El Papa plantea los retos para el 2007

Escrito por Forumlibertas.com. Publicado en Religión.

En el inicio del 2007, Benedicto XVI plantea los principales retos con los que se enfrenta el planeta, unos desafíos “que debemos afrontar juntos”, según sugiere el Papa en el discurso que pronunció en el Vaticano este lunes, 8 de enero, ante los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede.

 

 “El escándalo del hambre”

“¿Cómo no pensar en los millones de personas, especialmente mujeres y niños, que carecen de agua, comida y vivienda?”, se preguntó el Pontífice al inicio de su reflexión sobre el estado actual del planeta.

“El escándalo del hambre, que tiende a agravarse, es inaceptable en un mundo que dispone de bienes, de conocimientos y de medios para subsanarlo”, continuó.

El Papa aseguró que “esto nos impulsa a cambiar nuestros modos de vida y nos recuerda la urgencia de eliminar las causas estructurales de las disfunciones de la economía mundial, y corregir los modelos de crecimiento que parecen incapaces de garantizar el respeto del medio ambiente y un desarrollo humano integral para hoy y sobre todo para el futuro”.

Benedicto XVI invitó “a los responsables de las naciones más ricas a tomar las iniciativas necesarias para que los países pobres, que a menudo poseen muchas riquezas naturales, puedan beneficiarse de los frutos de sus propios bienes”.

 

Gastos militares, en aumento

El segundo motivo de preocupación para el Papa en el escenario mundial está constituido por las “dificultades en las negociaciones” sobre el desarme, en particular “sobre las armas convencionales así como sobre las armas de destrucción masiva”. Para el Pontífice, resulta evidente “el aumento de los gastos militares a escala mundial”.

“Las cuestiones de seguridad, agravadas por el terrorismo que es necesario condenar firmemente, deben tratarse con un enfoque global y clarividente”, advirtió.

 

Obligados a emigrar

La inmigración constituye otra de las preocupaciones del Santo Padre, pues “millones de hombres y mujeres se ven obligados a dejar sus hogares o su patria debido a violencias, o a buscar condiciones de vida más dignas”.

“Es ilusorio pensar que los fenómenos migratorios puedan ser bloqueados o controlados simplemente por la fuerza. Las migraciones y los problemas que crean deben afrontarse con humanidad, justicia y compasión”, señaló.

 

Atentados contra la vida

Por último, el Papa denunció “los continuos atentados a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural”, que siguen teniendo lugar en el planeta.

“Tales atentados afectan incluso a regiones donde la cultura del respeto de la vida es tradicional, como en África, donde se intenta trivializar subrepticiamente el aborto”, dijo.

“Se extienden también amenazas contra la estructura natural de la familia, fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer, así como los intentos de relativizarla dándole el mismo estatuto que a otras formas de unión radicalmente diferentes [..] Todo esto ofende la familia y contribuye a desestabilizarla, violando su carácter específico y su papel social único”, advirtió el Pontífice.

 

Clonación humana

Asimismo, reconoció, “otras formas de agresión a la vida se cometen a veces al amparo de la investigación científica”, dijo en referencia a los estudios que abren la puerta a la clonación humana.

“Es el caso, por ejemplo, del intento de legitimar la clonación humana para hipotéticos fines terapéuticos”, señaló al concluir el apartado de su discurso dedicado a los motivos de preocupación que suscita la situación mundial.

En este sentido, la Santa Sede expresó su “enorme satisfacción” por el descubrimiento de la presencia de células madre en el líquido amniótico, que convierte en innecesario el uso de embriones humanos.

“Es un descubrimiento que nos suscita alegría y satisfacción. Felicito a los investigadores, porque se trata de un paso hacia adelante, un verdadero progreso porque no daña ningún órgano y no discrimina la vida”, dijo el cardenal Javier Lozano Barragán, presidente del Pontificio Consejo para la Salud de la Santa sede en una entrevista con el diario italiano La Stampa.

“Es la señal que la Iglesia estaba esperando”, dijo Lozano Barragán. “El problema ético no era la utilización de células estaminales adultas sino las embrionarias, ya que para ello se matan embriones", añadió.

 
Paz en la Iglesia y en el mundo

Es una prioridad para el Papa, dijo el secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, en referencia al desafío de la paz, dentro de la Iglesia y en el mundo en general.

En una entrevista concedida a Radio Vaticano, el purpurado italiano comentó este martes, 9 de enero, el discurso que el Papa pronunció en el día anterior ante los embajadores de los países acreditados ante la Santa Sede.

“Como el Papa ha constatado, estos grandes desafíos podemos encontrarlos tanto dentro de la Iglesia como ‘ad extra’”, al exterior, explicó el cardenal Bertone.

“A pesar de todos los esfuerzos de la Iglesia, de las Iglesias locales, que en ocasiones se presentan como mediadoras para la solución de los conflictos locales que ensangrientan sobre todo al continente africano, y a pesar de los esfuerzos de la organizaciones internacionales, la paz es frágil”, dijo el cardenal en referencia a las palabras del Papa.

 

Los valores de la UE

Por otra parte, el Papa pidió ante los embajadores acreditados ante la Santa Sede una seria reflexión sobre los valores que deben fundamentar el Tratado constitucional de la Unión Europea, recordando que el patrimonio cristiano ha modelado al viejo continente.

Este Tratado se encuentra actualmente en un momento de estancamiento después de que en 2005 los referendos de Francia y los Países Bajos lo rechazaran.

“Deseo que los valores fundamentales que están a la base de la dignidad humana sean protegidos plenamente, en particular la libertad religiosa en todas sus dimensiones, así como los derechos institucionales de las Iglesias”, dijo el Papa.

 

Contra la pena de muerte

Por último, Benedicto XVI también se refirió estos días a la ejecución del ex presidente de Irak, Saddam Hussein, afirmando que la Iglesia católica es contraria a la pena de muerte, aún cuando el condenado sea culpable de graves delitos.

 “Una ejecución capital es siempre una noticia trágica, motivo de tristeza, aunque se trate de una persona que ha sido culpable de graves delitos”, expresó en nombre del Papa el director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi.

 

 

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico