Sociedad

Tras el miedo a la bomba demográfica, el envejecimiento global

Escrito por Zenit.org. Publicado en Ecología y Población.

Un informe de la ONU indica que el crecimiento de la población del mundo sigue ralentizandose, y se pronostica como cifra para el 2050 los 9.100 millones de personas, por encima de los 6.500 millones actuales. Las últimas previsiones las publicaba el 24 de febrero la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas.


En un estudio, «Perspectivas de la Población Mundial: Revisión de 2004», la agencia de Naciones Unidas prevé que casi todo el crecimiento tendrá lugar en las regiones menos desarrolladas donde, de la actual población de 5.300 millones, se espera se alcancen los 7.800 millones para el año 2050. En contraste, la población de las regiones más desarrolladas permanecerá en su mayoría inalterada, en los 1.200 millones. De hecho, el informe calcula que el 95% del crecimiento de la población está teniendo lugar en el mundo en desarrollo.

La División de Población presentaba una serie de pronósticos para el futuro. Según la variante media, que se considera como la más probable, en el año 2050, la población de los países más desarrollados, en conjunto, podría caer ligeramente en cerca de un millón de personas por año, y la del mundo en desarrollo aumentar anualmente en 35 millones.

Sin embargo, añade el informe, las estimaciones del crecimiento futuro de la población dependen de cómo se desarrollen las tasas de fertilidad. La actual tasa de fertilidad se encuentra en los 2,65 niños por mujer. Es la mitad del nivel de hace 50 años. Y a lo largo de la mitad del presente siglo, en la variante media, se estima que la fertilidad mundial se reducirá más hasta los 2,05 niños por mujer. Añadir la mitad de un niño a esta cifra daría como resultado una población mundial de 10.600 millones para el año 2050. Y una tasa de medio niño menos llevaría a la población hasta los 7.600 millones para mediados de siglo.

Marcadas diferencias


La situación demográfica en un futuro cercano se caracterizará por notables diferencias entre países. Tendrá lugar un rápido crecimiento de población en naciones como Afganistán, Burkina Faso, Burundi, Chad, Congo, República Democrática del Congo, Liberia, Malí, Níger y Uganda.

Resulta evidente la diferente naturaleza del crecimiento de población por el hecho de que durante los próximos 45 años se espera que sólo nueve países sumen la mitad del aumento de población que se pronostica para el mundo: la India, Pakistán, Nigeria, la República Democrática del Congo, Bangladesh, Uganda, Estados Unidos, Etiopía y China.

Hay también diferencias notables entre los países en desarrollo. En 2000-2005, la fertilidad permaneció en 5 niños por mujer en 35 de los 148 países en desarrollo. Sin embargo, en 23 países en desarrollo, que suman el 25% de la población mundial, la fertilidad ya había alcanzado niveles por debajo de los de reemplazo generacional. Este grupo incluye a China, cuya fertilidad durante el 2000-2005 se estima en unos 1,7 niños por mujer.

En los 44 países desarrollados, que suman el 19% de la población mundial, la tasa de fertilidad alcanza actualmente sólo 1,56% niños por mujer. El informe también observa que en 15 países, situados sobre todo en Europa meridional y oriental, la tasa de fertilidad está ahora por debajo de los 1,3 niños por mujer, un nivel tan bajo que «no tiene precedentes en la historia humana».

El informe observa que desde 1990-1995, la caída de la fertilidad ha sido una regla en la mayoría de los países desarrollados. Además, los pocos aumentos registrados, como los de Bélgica, Francia, Alemania, Holanda y Estados Unidos, han sido pequeños. Sin embargo, a pesar de estos bajos niveles actuales, las Naciones Unidas esperan que la tendencia a la caída de la fertilidad se invierta y se espera que aumente ligeramente hasta los 1,84 niños por mujer en el 2045-2050.

Incluso así, la baja fertilidad en los países desarrollados llevará a una situación en la que se espera que la población de 51 países o zonas, incluyendo Alemania, Italia, Japón, los estados bálticos y la mayoría de los miembros de la Comunidad de Estados Independientes, sea menor en el 2050 de lo que es en el 2005.

Algunos vivirán más


Uno de los cambios más marcados de las pasadas décadas ha sido el aumento de la esperanza de vida. El promedio global al nacer se estima que ha subido de los 46 años en 1950-1955 hasta los 65 años en el 2000-2005. Se espera que siga subiendo hasta alcanzar los 75 años en el 2045-2050.

En las regiones más desarrolladas, se proyecta que aumente la esperanza de vida de los 75 años actuales a los 82 para mitad de siglo. En los países en desarrollo, como conjunto, la esperanza de vida se proyecta de los menos de 66 años actuales hasta los 76 años de mitad de siglo. Y, entre los países menos desarrollados, donde la esperanza de vida actual está por debajo de los 50 años, se espera que sean 66 años para el periodo 2045-2050.

El factor desconocido aquí es lo que pueda pasar con los niveles de VIH/Sida. Los aumentos esperados en los países en desarrollo contenidos en el informe dependen, de hecho, «de la puesta en práctica de programas efectivos que prevean y traten la infección del VIH».

En la región más afectada, África del sur, la esperanza de vida ha caído de los 62 años en 1990-1995 a los 48 años en el 2000-2005, y se espera que en la próxima década baje más, hasta los 43 años, antes de que comience una ligera recuperación. En consecuencia, el crecimiento de población en la región se espera que se estanque entre el 2005 y el 2020.

Una mortalidad más alta, en parte debida al VIH/Sida, es también un problema en la Federación Rusa y en Europa oriental. En esta última, la esperanza de vida durante el 2000-2005 se detuvo en los 66,6 años, por debajo de los 67,2 del periodo 1955-1960.

Envejecimiento global


Otro importante cambio en la población mundial en las próximas décadas es el envejecimiento de la misma. La combinación de la caída de la fertilidad y un aumento en la esperanza de vida dan como resultado que el número de personas con 60 años o más casi se triplique, de los 672 millones del 2005 hasta cerca de 1.900 millones en el 2050. Y esto no es sólo un fenómeno de las naciones más ricas. Actualmente, 6 de cada 10 ancianos viven en países en desarrollo. Para el 2050, la proporción será de 8 de cada 10.

Se espera un aumento aún más marcado en el número de las personas más ancianas, los que tienen 80 años o más. Su número aumentará de los actuales 86 millones hasta los 394 millones en el 2050. En los países en desarrollo, el número se elevará hasta los 278 millones de los actuales 42.

Pero si los números absolutos son mayores en los países en desarrollo, es en el mundo desarrollado donde la sociedad verá el envejecimiento más dramático en términos de proporción de la población.

En estas naciones, el 20% de la población actual la componen los mayores de 60 años. En el 2050 se espera que esta proporción sea del 32%.

La población más anciana en los países desarrollados ya ha sobrepasado al número de niños en el espacio de edad de los 0-14 años y para el 2050 habrá dos personas ancianas por cada niño. En el mundo en desarrollo, la proporción de población de 60 años o más se espera que aumente del 8% del 2005 a cerca del 20% en el 2050.

Estas previsiones y la experiencia de los últimos años apenas muestran cuán erróneas fueron las profecías del pasado sobre un inminente desastre debido a la «bomba de población». Esto, sin embargo, no ha frenado a los defensores de la planificación familiar que continúan respaldando el aborto y los anticonceptivos.

Sobre este punto, monseñor Celestino Migliore, observador permanente de la Santa Sede ante Naciones Unidas, pronunciaba un discurso el 24 de febrero en el que mencionaba el tema de población y desarrollo.

«Una sabia y humana política de población», declaraba ante Naciones Unidas, «que respete a las personas servirá a mejorar las condiciones de la humanidad». Esto significa dar un margen de actuación a las personas, especialmente a las mujeres, y respetar su libertad.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico