Sociedad

«El Código Da Vinci»

Escrito por Carmen L. Lobo (La Razón 19-05-06). Publicado en Medios de comunicación.

Lo Mejor: si les digo que los escenarios naturales en que transcurre se harán una idea...
  Lo Peor: es tremendamente soporífera; además, le falta ritmo, consistencia, ingenio”


Aunque sea cierto que Tom Hanks y Audrey Tautou (el resto del reparto tampoco les va a la saga) parecen que se hayan tragado un sable para encarnar a sus respectivos personajes en el filme dirigido por Ron Howard, no son, realmente, los máximos culpables de que la «película del año» se trate en realidad de un ladrillo importante.

 

El envaramiento de ambos intérpretes, abocados a mantener larguísimos, solemnes, pedantes, y, en el fondo, vacuos diálogos durante casi toda la duración de la cinta responde, en resumidas cuentas, a la visión, no del polémico «best-seller» escrito por Dan Brown, sino que del cine en general posee el señor Howard, lo que me parece bastante peor.

 

Porque lo cierto es que más allá de controversias en mayor o menor medida justificadas (con todo, muchos pueden tener motivos para molestarse frente a «El Código...», una historia de ficción pero con su mala uva incorporada), el director de «Cinderella Man», «Cocoon» o «Una mente maravillosa», otro título sobredimensionado que tal baila, no da para más. O sea, que tampoco le puedes pedir peras al olmo, que en este caso se apellida Howard, un realizador listo como el hambre y de correctas maneras pero carente de imaginación, de magia.

 

Envuelta por una banda sonora machacona, sin ritmo ni sorpresas (aunque en ciertas escenas intente emular el estilo nervioso, la cámara «desde dentro» de series tan exitosas como «CSI»), sin garra, en fin, la película se encamina hacia un largo final (ah, estos americanos y sus colofones interminables) entre monjes asesinos a un cilicio pegados, intrigas sobre la vida de Jesús y profesores metidos a detectives ayudados por jovencitas con cara de sabérselas todas. Tantos millones, tanto interior del Louvre (a 24.000 euros el día les salió rodar en el museo), tantas horas de metraje, tanta luminaria, tanto «flash-back», para esto. Es decir, para casi nada.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico