Sociedad

El Islam que viene, y el que está

Publicado en Historia-Cultura-Noticias-Entrevistas.

La actual población del Islam en el mundo es de 1.600 millones de fieles, El Pew Forum del Islam en Europa ha estimado que en el 2030 será de 2.200 millones de personas. En dos décadas los musulmanes constituirán la cuarta parte de la población mundial (el 26,4%) frente a los 23,4% de la población que representan en la actualidad.

El país más islamizado será Pakistán, que relevará de esa posición a Indonesia. La mayor parte del grueso de musulmanes estará afincado en la zona asiática del Pacífico con el 60% y en el Oriente Próximo donde se ubicará el 20% de los seguidores de Alá. En el África Subsahariana se situará el 17,6% y en Europa el 2,7%.  

Este crecimiento se dará a pesar de que la tendencia es que la tasa de natalidad de los musulmanes se ralentice. No obstante, la población islámica crece a una velocidad que duplica el aumento del resto del mundo. El estudio del Pew vincula el descenso de la natalidad de este colectivo a la mayor educación de las mujeres, los mejores niveles de vida y la migración del campo a la ciudad.

Un ejemplo significativo lo protagoniza Rusia. En la actualidad, el 14% de la población ya sigue las enseñanzas de Mahoma. Es decir, que de los 146.393.000 de rusos algo más de 20 millones profesan el Islam. Este dato unido al hecho de que el país asiático está en una fase decreciente de la población hace que el futuro del ejército ruso vaya a contar con un número creciente de musulmanes. El ejército sumará un soldado musulmán por cada tres reclutas.

¿Dónde crecerá más el Islam?

Los continentes que experimentan una mayor subida de la población seguidora del Corán es Europa y Australia. El Viejo Continente ha incrementado su población musulmana en un 142,35%, según datos de la ONU, y el continente oceánico ha protagonizado una subida considerable del 257,01%.

África ha crecido poco en población musulmana, tan sólo el 2,5%, lo cual revela que los lugares donde la tasa de crecimiento es mayor es en los lugares donde en la actualidad existen menos fieles de esta confesión. La excepción a este hecho lo constituye América Latina que desciende sus unidades en un 4,35%. Su vecino del norte crece un 25% y Asia ha seguido creciendo a un ritmo constante: 12,57%.

Por países, Francia y Bélgica son los que soportarán en Europa las comunidades más grandes de musulmanes, el 10% de su población.

En este marco de referencia la situación española es que el Islam en la actualidad se sitúa en una cifra en torno al 1.400.000 musulmanes de la población. Este número significa del orden del 2,6% de la población. En 2030 este porcentaje llegará al 5% de seguir el ritmo actual de natalidad de las comunidades islámicas a lo que se seguiría sumando nuevas oleadas inmigratorias.

La población musulmana española se distribuye de forma irregular. Los principales núcleos de creyentes del Islam en España son Cataluña, Madrid, Andalucía y Valencia. No obstante, Cataluña es el lugar donde existe una mayor concentración.

Según un estudio elaborado el pasado año por orden del los ministerios de Justicia, Interior y Trabajo, un 17% del colectivo musulmán en España (cinco puntos más que en 2007) considera que existen obstáculos en el país para ejercer su confesión. No significa un porcentaje superior al que tienen otros países, pero revela que un volumen significativo de musulmanes viven con incomodidad su fe en los países europeos.

En este sentido, el 31% de los inmigrantes musulmanes que habitan en España, según el mismo informe, consideran que en el país existe “rechazo o recelo social” ante su religión. En 2007, tres puntos porcentuales menos de este colectivo expresaban la misma opinión.

Una cifra que presenta el mismo informe y que muestra la profunda disparidad de practicantes del Islam y del cristianismo es la que afirma que el 60% de los musulmanes en España son practicantes, mientras que tan sólo el 17% o el 22% de católicos, dependiendo de cómo se contabilizan, practican regularmente su confesión.

El grado de religiosidad de los musulmanes es similar a la que constituían los católicos desde 1976 hacia atrás. El estudio concluye que en 1976 el 48% de la población se definía como “católico muy practicante”, lo cual, en la actualidad, coincide con el porcentaje de musulmanes que se declaran “muy practicantes”, el 49%.

El premier británico da por fracasado el multiculturalismo

La situación global de mezcla de razas y culturas que ha provocado la globalización ha supuesto un reto importante para las sociedades. En este sentido, el primer ministro británico, David Cameron, ha sentenciado que el multiculturalismo ha fracasado en Reino Unido porque la política de tolerancia de los anteriores gobiernos laboristas ha convertido a los jóvenes en objeto vulnerable del radicalismo islámico.

En su primer discurso como jefe de Gobierno sobre las causas del terrorismo que anida en las sociedades occidentales, pronunciado en el marco de la conferencia de seguridad de Munich, el dirigente conservador ha subrayado que el Estado debe confrontar y no confraternizar con las organizaciones islámicas que se muestran ambiguas ante los derechos humanos universales, incluidos los de las mujeres y el respeto a otros credos. “Necesitamos menos de la tolerancia pasiva de los últimos años y más de un liberalismo muscular activo”, ha afirmado.

El diagnóstico de Cameron sobre la necesidad de “construir un sentido de identidad nacional y local más fuerte” está en la misma línea de las críticas que la canciller alemana, Angela Merkel, lanzó cuatro meses atrás contra la resistencia a integrarse que presentan ciertos sectores de la comunidad musulmana de su país. El multiculturalismo ha supuesto “una fracaso completo” en Alemania, dijo entonces la canciller.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico