Sociedad

Saber leer la moda

Escrito por Mercedes Ezpeleta de asmoda.com. Publicado en Historia-Cultura-Noticias-Entrevistas.

Ahora que estamos a punto de descubrir la moda primavera-verano, ahora que parece que la fiebre de las rebajas  ha bajado un poco, es quizás un buen momento para pararnos  a pensar más despacio en el fenómeno de la moda.

 

Elaine St. James, una ex yuppie y ex superwoman norteamericana reciclada, escribe en su libro “Simplifica tu vida”...“reduce tus prendas de ropa, los accesorios, los grandes bolsos, los tacones y las uñas largas”. Ya se ve que Elaine está fuera de toda sospecha de ser una destroyer del sector textil y de la confección. Ella encabezó una revolución social  -la del “downshitting”- que también salpicó la moda de finales de los 90.No solo por el minimalismo de diseñadores punteros  sino por el cambio de hábitos de compra de consumidoras de moda. El  “vestirse como en las revistas”, el ser floreros andantes  ya es algo propio de la historia.

 

La persona que está en la calle, la que lee las revistas, la que ve las pasarelas en la televisión muchas veces se pregunta ¿todo esto que significa? Miuccia Prada dice que  cree que la gente va insegura a comprar y que necesita cierta seguridad, que es difícil que se la de el propio dependiente  o incluso el propio diseñador. Bueno, pero entonces ¿Quien nos dirá  como no ser una impertinente fashion victim o una rancia empolvada? La respuesta como la belleza de “La bella y la bestia”está en nuestro interior. En nuestra inteligencia -emocional o no que más da- en nuestra vida y en el conocimiento de nosotras mismas.

 

Porque la moda forma parte de nuestra vida. No es un traje chaqueta verde ácido o un body de Donna Karan; la moda es un estilo de vida, un vernos a nosotras mismas y a las personas y cosas que nos rodean de una manera o de otra. Y eso no es solo cuestión externa, sino también interna.

 

Por eso hay que aprender a leer la moda, hay que saber que una pasarela, como dice Gaultier, no es una obligación sino una invitación. Que una producción de moda de una revista no es un espejo donde mirarse, sino una expresión artística de una tendencia concreta. Tendríamos que aprender a extraer de todo esto lo esencial. Un ejercicio sin duda difícil pero que después de los bombardeos a los que nos sometemos de imágenes y palabras cada vez que empieza una temporada, es relativamente más fácil  e incluso divertido.

 

Una terapia perfecta antes de salir a comprar

 

Primer paso: responder a una serie de preguntas ¿Qué colores o líneas predominan?  ¿Qué corrientes  artísticas están detrás de los diseñadores?  ¿En qué época, libro o personaje  se han inspirado?

 

Segundo paso: ¿Cuál es mi forma de vida? ¿Qué obligaciones tengo? ¿Cuál de todas las tendencias o claves que están debajo de las propuestas de los diseñadores está de acuerdo con mi vida?

 

Tercer paso.  ¿Cómo soy yo? Por dentro y por fuera. Con valentía y sin miedo, sin obsesionarse con las tallas pero si que hay que ser consciente de lo que va con mi figura y con mi filosofía de la vida.

 

Cuarto paso. En definitiva ¿Cuál es mi estilo? ¿qué look me gusta tener? ¿Cómo me siento segura? No hay que olvidar que la mayoría de las tiendas venden ropa, no estilo. Y somos las consumidoras quienes “mandamos” sobre  nosotras mismas. Siguiendo todos estos pasos habremos aprendido un poco más de los que es la moda, habremos hecho el esfuerzo de buscar ese lado artístico, creativo, filosófico de las tendencias de cada temporada y nos habremos divertido. Ya podemos salir a la calle o quedarnos en casa rehaciendo nuestro armario cara a la próxima primavera.