Sociedad

De otros efectos mariposa

Escrito por Administrator. Publicado en Historia-Cultura-Noticias-Entrevistas.

El refranero español, con menos sofisticación pero de forma más directa y clara lo plasma con el siguiente aserto: "aquellos polvos trajeron estos lodos".

 

Es decir, todos los acontecimientos negativos que padece la actual sociedad no son resultado de la fatalidad, sino que tienen unas causas y unos responsables legislativos y políticos con unos nombres y apellidos.

 

 

 

 

¿Relacionamos los problemas que padecemos con sus causas y sus promotores?

En los últimos tiempos se ha puesto de actualidad hablar del efecto mariposa en diversos campos científicos, sobre todo en el meteorológico.

 

La figura que se emplea esta basada, aproximadamente, en la presunción de que el batir de las alas de una mariposa situada en las antípodas puede ser la causa desencadenante de una sucesión de reacciones entrelazadas que desemboquen en una tormenta en algún lugar de nuestro hemisferio.

 

Si en ciencia este efecto es hipótesis o no cierta está todavía por probar, pero donde es seguro que se produce, sea la denominación y la figura literaria afortunada o no, es en el campo político y social.

 

El refranero español, con menos sofisticación pero de forma más directa y clara lo plasma con el siguiente aserto: "aquellos polvos trajeron estos lodos".

 

Es decir, todos los acontecimientos negativos que padece la actual sociedad no son resultado de la fatalidad, sino que tienen unas causas y unos responsables legislativos y políticos con unos nombres y apellidos.

 

Algunos temas, que podemos repasar nos pueden servir de ejemplos prácticos a esta tesis:

 

Así cuando contemplamos el drama de los drogadictos, con sus consecuencias en el aspecto social, de seguridad publica, médico, etc. ¿recordamos a quienes la trajeron, partidos y políticos que la despenalizaron y que nos invitaban al porro y al loro?.

 

Cuando vemos el peligro que corre la institución familiar, y sus consecuencias sobre la formación de la juventud y el cuidado de los ancianos ¿recordamos quiénes constitucionalizaron el divorcio y la atacaron fiscalmente, y han equiparado el matrimonio con otras uniones de carácter aberrante?

 

Cuando la pirámide poblacional se invierte peligrosamente, nuestra tasa de crecimiento es negativa, el relevo generacional esta en el borde de la zona de no retorno, haciendo peligrar el sistema de pensiones ¿recordamos quienes legalizarón la anticoncepción y el aborto? ¿quienes promovieron unos valores hedonístas que ponen por encima la posesión de bienes materiales a la transmisión de la vida?

 

Cuando vemos que el sentido de solidaridad entre los pueblos está cuarteado y el Estado desintegrado pone en peligro la igualdad de los ciudadanos, ¿recordamos que políticos son los que han alimentado un sistema escolar desintegrador del concepto de España y vivero de nacionalistas? ¿recordamos quienes codificaron el título octavo y los diferentes estatutos de autonomía? ¿recordamos quienes dirigieron los reglamentos que los desarrollaron de manera tan perniciosa?

 

Cuando el terrorismo golpea a la nación asesinando, secuestrando, destruyendo bienes y creando un clima de horror en la sociedad ¿recordamos quienes han legislado, despenalizando virtualmente la apología del terrorismo, no castigando el vandalismo, etc.? ¿recordamos quienes promovieron las amnistías, parciales y generales que resucitaron una ETA con una gran parte de los terroristas entonces encarcelados?

Etc. etc. etc.

 

Ante estas desventuras, cuyas causas se denunciaron muchas veces en su momento, la clase política se rasga las vestiduras hipócritamente y nos invitan a sufrirlas con resignación, como si fueran fruto del fortuna, intentando evitar que se busquen las causas.

 

Pero en el momento que los efectos de estas acciones políticas y legislativas tienen repercusiones negativas sobre la economía, la calidad de vida, la salud, incluso la vida y muerte de los ciudadanos, en este caso súbditos, a los que estas acciones afectan de forma ineludible, insalvable y obligatoria, sus autores debieran responder de sus responsabilidades y de las consecuencias de sus acciones y omisiones.

 

Y no solo con responsabilidad política (que en general tampoco lo hacen) sino de forma civil y penal, con su patrimonio y con penas de prisión.

Estas constataciones no deben de ser causa de pesimismo sino motivo de alerta para advertir sobre la importancia de las denuncias y planteamientos de objeciones que se hacen sobre muchos temas que hoy parecen secundarios y no significativos pero que tienen repercusiones fundamentales para nuestro futuro.

 

Si el día de mañana nos tenemos que lamentar de nuevas barbaridades, junto con sus autores, también nosotros seremos por omisión culpables de ellas si no nos hemos movilizado para evitarlas

 

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico