Sociedad

¿Cuando veremos el museo Balenciaga?

Publicado en Historia-Cultura-Noticias-Entrevistas.

Estaba destinado a ser el primer Museo dedicado enteramente a un diseñador de Alta Costura. Cristobal Balenciaga, reconocido como el modisto más influyente del siglo XX,  merece este homenaje de su país natal. Pero el proyecto de un Museo en Guetaria, el pueblo donde nació, que debía inaugurarse  en el 2003, está estancado a causa  de  un largo proceso en los tribunales por irregularidades en su gestión. Mientras tanto  en los bajos de un bloque de viviendas  de Guetaria permanecen, desde hace años, 1000 prendas de Balenciaga. Un auténtico tesoro.

 

El centenario del nacimiento de Cristóbal Balenciaga fue el punto de partida para la creación de la Fundación que lleva su nombre. Se nombró Presidente al modisto francés Hubert de Givenchy. En noviembre del 2001 los duques de Palma, junto con la Reina Fabiola de Bélgica, presentaron la fundación a nivel internacional en la Embajada de España de Paris. Pero esta entidad había ya iniciado el proyecto de la creación del Museo en Guetaria. El 22 de Marzo del 2001 se colocó la primera piedra del Museo, una ampliación del palacio Aldamar, una villa decimonónica muy austera pero con la idea de dotarla de las más modernas tecnologías.

 

El  motivo de esta elección tiene un trasfondo sentimental clave en la biografía del maestro. Una mañana de domingo cuando Cristóbal tenía solo trece años pero  soñaba ya con telas, dibujos y colores, se encontró por el centro de Guetaria  con una mujer que a él le pareció casi una visión: vestía un traje de chaqueta de tusor  blanco y un sombrero de paja con un velo de gasa marrón. Se acercó a la misteriosa señora, que era la Marquesa de Casas Torres, y con un golpe de audacia le preguntó si podía diseñar un traje para ella porque se veía capaz de hacerlo.

 

Este encuentro por las calles de Guetaria fue el principio de su carrera. La Marquesa de Casas Torres,  que vestía en aquella ocasión un modelo de Decroll, le envió un tejido para que copiara el original. La copia resultó perfecta y la elegante señora  le mandó a Paris y le puso en contacto con Decroll y con otros diseñadores de la epoca, entre ellos con Cocó Chanel  que diría unos años después: “Balenciaga es el único modisto capaz de dibujar, cortar y coser él solo un modelo”

 

Cuando se habló de la posibilidad del Museo los hijos de la marquesa de Casas Torres, los padres de la Reina Fabiola de Bélgica, legaron la Casa para su instalación. Precisamente  la que sería la  pieza clave del mismo es una de las obras  más  admiradas de Balenciaga: el traje de novia de la Reina Fabiola  con su amplia cola estilo manto que salía de los hombros y que convirtió a la nueva soberana en una belleza deslumbrante. La restauración del preciado modelo se encargó al diseñador Lorenzo Caprile.    

      

A pesar de que Balenciaga había encontrado ya en vida una firme valoración de su obra poco después de su muerte, en el año 72, empezaron a proliferar las iniciativas y homenajes. Sus trajes, auténticas esculturas, fueron reclamados por los mejores museos del mundo En el año 73  se celebró la primera exposición en Nueva York. En el año 74 otra titulada “El mundo de Balenciaga en el Circulo de Bellas Artes de Madrid. Como anticipo del museo se celebró en el Kursaal la exposición  “Balenciaga: De Paris a San Sebastián” una antológica de 150 trajes que recogía  todos los hitos de la creación del modisto: los trajes entallados de los años 40, los modelos mucho más liberados y funcionales de los 50 y su evolución de los 60 hacia los volúmenes y las formas arquitectónicas de líneas rectas en la que se incluía la túnica que supuso una verdadera revolución en el mundo de la moda.

 

Pero falta la obra definitiva: el Museo que tantas expectativas ha creado. El Parlamento Vasco ha aprobado ya por unanimidad el informe sobre las irregularidades detectadas en su gestión. Se especula con que esto supone el punto de partida para enderezar las cosas y que las obras del Museo sigan adelante. España tiene esta gran y definitiva  deuda  con el diseñador que más  ha influido en la historia de la moda.   

    

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico