Sociedad

Darks, Góticos: el reino de la noche eterna

Publicado en Historia-Cultura-Noticias-Entrevistas.


La palabra dark significa oscuro. El movimento dark surge en Inglaterra a finales de los setenta y se extiende a Europa y Estados Unidos. Los darks se caracterizan porque visten de negro, o con ropa de épocas pasadas. Usan crucifijos, anillos y adornos referentes a murciélagos, calaveras y arañas. Su imagen es andrógina -es decir, tienen caracteres de ambos sexos en un mismo individuo-. Se maquillan la cara para parecer más pálidos y se pintan sus labios y uñas de negro. Tienen una forma de ver la vida muy deprimente y desilusionada. Muchos prefieren vivir de noche.

El "dark" es una cultura que permite a la persona ver su lado oscuro a la máxima potencia. Sus adeptos sienten atracción especial hacia la muerte, la música, los sentimientos, lo horrendo, el vampirismo y la noche. Muchos de los que se aproximan a este grupo son personas con problemas para adaptarse a las reglas de la sociedad.

En Estados Unidos y algunas zonas de Europa no se llaman “darks” porque suena despectivo; se llaman góticos.

Rosas negras

A veces se ve por la calle a un gótico vendiendo o regalando una rosa negra. La persona que la acepta normalmente es acosada luego. La rosa negra es típica de la subcultura gótica. Es decir es propia de su estética. Simboliza un romance trágico o la decoración de la gente que ama lo oscuro y tenebroso. Usada entre los dientes de una calavera significa su marca.

El gótico como forma de pensar y vivir

El distintivo de subcultura gótica que ahora conocemos empezó a florecer a principios de los años 80. Lo gótico en cada persona es una forma de pensar, un sentimiento o una expresión. Debido a que cada persona es diferente, el concepto de gótico en cada uno es diverso.

Algo que marca radicalmente la escena es la música y el cine; prefieren las películas de cultos, sectas, terror o suspenso. El vampiro es un icono muy importante en la subcultura gótica, ya que muchas personas adaptan o toman la figura de este personaje, ya sea en su estética, o en su estilo de vida. El vampiro es visto como una figura hermosa, enigmática, capaz de tener poder y control sobre las demás personas. Algunos gustan de beber sangre y de realizar juegos eróticos, llegan a dormir en ataúd, y no salen a la luz del día.

Dentro de los darks hay grados. Los más radicales no salen de día. En los 90, el término “gótico” y las fronteras de la subcultura gótica se volvieron más borrosas. Hay una jerga gótica que algunos utilizan para etiquetar a diferentes grupos o a sus miembros. Entre los que se incluyen “Dark”, “Darkie”, Darketo, Gótico.

La subcultura no tiene un pronunciado mensaje político y no llama explícitamente al activismo social. El grupo está marcado por un énfasis en el individualismo, la tolerancia, la diversidad y la disidencia. Poco a poco les van deformando el gusto estético para que acepten y les agrade lo feo y monstruoso, lo tenebroso y lo infernal. Es decir, los preparan para que opten por Satanás en la disyuntiva final.

A los darks los inducen a la crisis de personalidad a través de la distorsión de la verdad, que les lleva a verse a sí mismos diferentes de lo que son.

Hay personas que han destruido totalmente en sí mismas el deseo de la verdad y la disponibilidad para el amor. Personas en las que todo se ha convertido en mentira; personas que han vivido para el odio y que han pisoteado en ellas mismas el amor. En semejantes individuos no habría ya nada remediable y la destrucción del bien sería irrevocable: esto es lo que se busca.

Los darks tiene en común con la música rock ciertos temas: el sexo, la droga, la rebelión, la falsa religión y la influencia diabólica.

Una oración de los gothics dice:

O Death, come near me,

Save me from this empty, cold world!

O Life, you have killed me,

So spare me from this caldron of misery!

Dice un dark: “No es lo mismo ser dark que gótico pero sí compartimos puntos de vista similares, los darks vemos belleza donde otros ven fealdad”.

¿Qué se necesita para ser gotico o dark?. Con todo el respeto que merecen como seres humanos, a mí me parece que se necesita, ser un infradotado, mantenido por los padres...!!!

Da la impresión de que los darks son excesivamente individualistas, no buscan el bien común sino que viven sólo para ellos mismos. Sólo tal unidad en lo básico y fundamental hace posible una pluralidad viviente.

Un documento antiguo explica: Una persona alegre obra el bien, gusta de las cosas buenas y agrada a Dios. En cambio, el triste siempre obra el mal (PASTOR DE HERMAS, Mand. 10, 1).

En la lucha contra Satanás ha vencido Jesús, pero aún falta que venza en la lucha de cada uno de nosotros, y eso sólo lo hará con la colaboración nuestra. Muchos pueden ver este grupo como una fuerza inofensiva de diversión, pero la realidad es que la mayoría de los grupos de darketos o goticos son paganos, ateos, satánicos, esotéricos, etc. Los árboles se conocen por sus frutos, y los frutos de este movimiento no son buenos.

Un testimonio:

Comencé poco a poco. Me sentía irresistiblemente atraída hacia lo oscuro y la oscuridad gótica parece no ser del todo negra, parece que, de vez en cuando, alguna "luz" violeta o azúl metálico rasgaran las tinieblas haciéndolo más atractivo. Primero la música... algo sin importancia (pensaba entonces)... luego la ropa... muy lúgubre pero "interesante"...


Poco a poco me fui oscureciendo de verdad. No se trataba sólo de la palidez cadavérica que adquirí a punto de delgadez. Se trataba del brillo de los ojos, con los meses más y más difuso; se trataba de la alegría cada vez más extraña. Y luego ese deseo irresistible de "dejar de ser".


El cambio es real. Mis padres pensaban que era teatro, que simplemente quería llamar la atención. Pero luego, conforme comencé a reunirme con otros góticos y a participar de sus oscuras actividades, me oscurecí hasta volverme un fantasma insoportable.

Gracias a Dios mi mamá siempre rezó por mi y Dios me rescató... porque mi historia parecía que iba a terminar en el suicidio, no solo físico sino espiritual. El gótico, sin darse cuenta, poco a poco comienza a desear arrancarse el alma. Poco a poco siente menor aprecio por sí mismo como ser trascendente y se deja arrastrar por el remolino de la profunda tristeza sin retorno. Lo viví y, aún hoy, después de más de diez años, siento escalofríos cuando miro hacia atrás y me veo demacrada y escuálida en el cuerpo y en el alma (Ma. Esther)..