Sociedad

La verdad de Mexica - Dos formas de colonización

Publicado en Historia-Cultura-Noticias-Entrevistas.

Me van a permitir que haga mi propia memoria histórica, en este caso de la América precolombina, y veremos cómo para la mayoría de los indios la llegada de los españoles fue una liberación. Veamos el calendario azteca y sus celebraciones rituales y festivas.

Del 2 al 21 de febrero se celebraba la fiesta de Atlacacauallo, con sacrificio de niños en diversos montes a los que se les realizaba la extracción de corazones y antropofagia ritual. Desde el 22 hasta el 13 de marzo, eran las fiestas de Tlacaxipehualiztli, con sacrificio de cautivos, tanto de hombres como de mujeres y niños, con extracción de corazones y desollamiento.

El sacrificio de niños continuaba hasta la llegada de las lluvias abundantes para, del 23 de abril al 12 de mayo, organizar la festividad de Toxcatl, dedicada al sacrificio de un joven cautivo escogido y criado con lujos durante un año.

Por supuesto, con extracción de corazón incluida. Y así podemos continuar mencionando fiestas y celebraciones que incluyen el canibalismo, sacrificio de esclavos y hombres y mujeres ataviados como los dioses, sacrificios de cuatro esclavos en el juego de la pelota o combates rituales a muerte entre los esclavos, es decir, entre los otros indios no aztecas.

Sólo durante el Nemontemi, del 28 de enero al 1 de febrero, había cinco días de paz, sin rituales y ayuno general. La llegada de los españoles fue una liberación. De ahí que un puñado de hombres, mandados por héroes como los hermanos Pizarro, Hernán Cortés, Núñez Cabeza de Vaca, Ponce de León, Álvaro de Bazán y tantos otros, pudieran con miles de aztecas y mexicas. La razón es bien simple.

Con los españoles luchaban miles de indios que buscaban la liberación. Y les llegó esa liberación en forma de evangelización y supresión de la esclavitud por Isabel la Católica. En forma de epopeya misionera y de mestizaje, un fenómeno único, y en forma de un idioma común.

Dos formas de colonización

Hoy, más de 500 años después del descubrimiento, hay en Bolivia un 55% de amerindios y un 31% de mestizos, descendientes de la mezcla de sangre india y española. En Ecuador, un 52% son quechuas y un 40% mestizos; es decir, el 92 % de la población tiene sangre india. En Guatemala, el 45% son de origen maya y otro 45% mestiza.

En Perú, el 45% son quechuas y aymaras, con un 37% de mestizos. En países como Honduras, Nicaragua o Panamá, más del 90% de la población es mestiza. Sólo en Colombia hay identificados 87 pueblos indígenas que hablan 64 idiomas. Y en México, aún el 30% son amerindios descendientes de aztecas y mayas y el 60% mestizos.

Incluso en países de masiva inmigración europea durante los siglos XIX y XX como Chile, cuenta con más de 600.000 mapuches y en Argentina se calcula que hay hasta cuatro millones. ¿Dónde está la aniquilación de la población indígena como pretende hacernos creer la leyenda negra?

Veamos ahora cuál es la situación en EE UU, país donde los anglosajones intervinieron en su colonización.

Pues resulta que es el país de todo el continente americano, norte, centro y sur, con menor porcentaje de población indígena. De hecho, son porcentajes casi irrisorios de poblaciones que viven en reservas y donde el turista puede acudir como si lo hiciera al zoo.

No llega ni al 1%, con sólo un 0,5% de mestizos. Esto sí que fue una aniquilación de una raza que por ley tenía prohibido mezclarse con la nativa. Bajo la apariencia legal de “naciones domésticas independientes” eran masacradas las tribus nativas. Los apaches, sioux, navajos o comanches pasaban a sobrevivir en míseras reservas para turistas.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico