Sociedad

Made in Belén: una solución solidaria

Publicado en Historia-Cultura-Noticias-Entrevistas.


Una manera de sacar adelante a una persona pobre es capacitarla para que sea autónoma y pueda ejercer una actividad que le reporte medios económicos para vivir. En la ciudad de Belén, el 45% de la población vive con menos de un dólar al día. La Fundación Promoción Social de la Cultura se ha empeñado en formar a mujeres –niñas en un colegio y adultas en una industria textil– con el fin de solucionar esta situación en lo posible.

 

Bethlehem –“casa del pan”, en su raíz semítica–, Belén, aquella sencilla ciudad que hace dos mil años acogió en su seno la llegada del Mesías, sigue siendo una ciudad humilde, al este de Jerusalén, en lo que se conoce como Cisjordania, habitada por árabes, musulmanes en su mayoría y también cristianos. Sus gentes viven cercadas por un muro de nueve metros de altura y sufren los azotes de la pobreza y el eclipse de su economía. La Fundación Promoción Social de la Cultura ha puesto un granito de arena para paliar esta situación.

Sin trabajo y sin escuela

Tradicionalmente, han vivido de la agricultura y la ganadería. Su economía se ha ido debilitando hasta llegar a situaciones de extrema pobreza, como consecuencia de la segunda Intifada de al-Aqsa en septiembre del 2000, el bloqueo internacional de la ayuda a la ANP (Autoridad Nacional Palestina) tras la victoria de Hamás en 2006 y la situación de aislamiento producida por el levantamiento del muro en 2002, lo que ha supuesto la confiscación del 34% de los territorios del área de Belén.

Por esta razón hubo separaciones forzosas de familias y el desempleo de un gran número de palestinos que trabajaban en Israel –el 17,1% de la población–, ya que no pueden acudir a sus puestos de trabajo. A esto hay que añadir el descenso del número de peregrinaciones en Belén: la tasa anual de ocupación hotelera del año

2000 fue del 38,4%; frente al 5,5% del año 2007. El resultado de todo este panorama es que el 45% de la población de Belén vive con un dólar o menos al día, como señaló Naciones Unidas en el Informe de Desarrollo Humano en el Mundo Árabe de 2007.

Fruto de la situación de cerco en que viven los estudiantes de Belén es que no han podido continuar sus estudios, por lo que el número de demandas de matrículas se ha incrementado notablemente en esta ciudad. Y las escuelas se han visto incapaces de absorber el número de solicitudes.

Una industria textil

Una fundación española, Promoción Social de la Cultura (FPSC), que trabaja en la zona desde 1992, ha puesto en marcha un programa de tres años cofinanciado por la Comunidad de Madrid y dos organizaciones locales con los siguientes propósitos: levantar la industria textil en Belén, y rehabilitar y adaptar las instalaciones del colegio Terra Sancta de Belén, dirigido por la Hermanas Josefinas, a las necesidades nuevas de demanda.

La primera de estas iniciativas está siendo llevada a cabo en colaboración con Caritas Jerusalén, y se dirige a ofrecer capacitación profesional a uno de los grupos sociales más desfavorecidos, la mujer. Para ello, se ha formado un comité encargado de seleccionar a las mujeres en peores con diciones: en situación de desempleo y cabeza de familia, las que sufren marginación social por su condición de mujer, etc. Se trata de una iniciativa encaminada a dinamizar sectores económicos deprimidos con potencial de desarrollo –por su relación calidad/ precio, - mediante la creación de una línea de ropa infantil MIB (Made in Bethlehem).

El programa forma parte de un proyecto más amplio del Ministerio Palestino de Industria, la Cámara de Comercio Palestina y el Ayuntamiento de Belén, destinado a dinamizar el sector textil, y cuenta con el apoyo de la FPI (Federación Palestina de Industrias).

La madre del mañana

(Como dice Claudette Habesch, Presidenta de Caritas Jerusalén: “Las mujeres de hoy son las madres del mañana”.)

Una de las chicas que realiza el programa de formación profesional y pertenece a una de las aldeas cercanas a Belén con tradiciones culturales muy restrictivas para la mujer, fue la mejor alumna de su promoción. Quería estudiar Medicina, pero sus padres le prohibieron hacerlo porque no está bien visto que una chica viaje sola fuera de la aldea. El proyecto es una segunda oportunidad para ella, pues la directora de la Asociación de Asuntos Sociales del área ha pactado con los padres que las sesiones de formación se impartirán en la aldea y éstos han dado su aprobación, después de muchas reticencias. Su mirada viva e inteligente se dirige a una puerta abierta a un futuro más prometedor.

Enseñanza digna

La segunda iniciativa viene a responder a la avalancha de solicitudes que el colegio Terra Sancta, un colegio femenino fundado por los franciscanos en 1853 para ofrecer idénticas oportunidades a los más débiles de la sociedad. El colegio se ha ganado una merecida reputación por sus resultados académicos a lo largo de los años y por su labor social de integración.

La institución se ha mantenido gracias a las cuotas de matriculación de las alumnas y a las diversas subvenciones y donaciones que hacen que sea posible becar a las alumnas sin recursos que acuden al centro. En los últimos años, con el notable incremento del número de familias que han perdido poder adquisitivo, también ha crecido el número de alumnas que no pueden pagar la cuota de matriculación.

Actualmente, menos de un 30% de las alumnas está en posición de financiarse sus estudios.

El proyecto pretende rehabilitar las infraestructuras del edificio; aumentar el número de aulas; reducir la masificación de las aulas; garantizar un espacio educativo digno tanto a las alumnas como a los docentes; equiparar las instalaciones del colegio a los parámetros exigidos por el Ministerio de Educación Palestino.

Los jóvenes de Belén que estudiaban en Jerusalén no han podido continuar sus estudios, por lo que el número de demandas de matrículas se ha incrementado en la propia Belén.

1.393 mujeres y sus familias se beneficiarán de esta ayuda. El colegio ha de hacer frente en los últimos años a un aumento desproporcionado de solicitudes de admisión, así como a un descenso de sus ingresos anuales.

Esta situación afecta directamente a la calidad de la enseñanza que la institución puede ofrecer a las niñas y también a las infraestructuras de la misma. Los edificios de la escuela datan del siglo XIX y están en muy malas condiciones, por lo que su mantenimiento anual supone un gran gasto económico extra. Este gasto se ha visto disminuido drásticamente por la necesidad de hacer frente al aumento de los casos de alumnas becadas por el colegio.

Al caminar por los pasillos al visitante se le hace imposible resistir a la curiosidad de ver cómo discurren las clases, y trata de descubrir a la holgazana, o la que cuenta chistes, o la que cuando la profesora se gira aprovecha para hacer la mueca…todas están con los ojos abiertos como platos pendientes de las explicaciones de la profesora y con la mano levantada cuando algo no queda claro.

Todas las alumnas, 920, llevan uniforme escolar, lo que hace que sea realmente difícil acertar el estatus de cada uno. Por tanto, entre ellas el trato es de igual a igual, sin discriminaciones de ningún tipo. No obstante, la madre superiora declara que son muchas las que sufren serias penurias económicas en sus hogares.

Para más información:

Fundación Promoción Social de la Cultura.

Teléfono: (00) 34 913440176.

www.fundaciónfpsc.org

Publicado en “Mundo Cristiano”

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico