El rigor de la conciencia

Tomás Moro ascendió al cadalso con su irrefrenable buen humor. Al fin y al cabo, creía que iba hacia la gloria eterna. Cuentan que solicitó al verdugo que lo ayudara a subir las escaleras, puesto que bajar ya no sería su problema. También pidió a su ejecutor un tajo certero que no estropeara la barba que le había crecido en prisión. Instantes después, el hombre que había escrito con minuciosidad el largo texto que había de figurar en su lápida, elevó la voz para pronunciar su auténtico epitafio: «Muero siendo el buen siervo del Rey, pero primero de Dios». Y cayó el hacha. Era el 6 de julio de 1535, y Tomás Moro tenía 56 años.

Una familia numerosa acosada

Una familia numerosa de Valladolid «Desde que empezó la crisis hace tres años, el Gobierno se muestra indiferente ante los asuntos de política familiar, algo que ha cambiado este año: ahora se están acometiendo medidas que perjudican directamente a las familias de nuestro país», denuncia María Teresa López, presidenta del Barómetro de la Familia y coautora de un informe que analiza los Presupuestos Generales para 2011.

El cristianismo no debe buscar "sobrevivir", sino "expandirse de nuevo"

El XII Congreso Católicos y Vida Pública finaliza con una llamada apremiante a la nueva evangelización.

Ni enrocarse ni ir a la defensiva. La mejor defensa es un buen ataque, y en nuestra época, ese ataque debe ser rápido, apremiante, y queda expresado sobre todo por la llamada a la nueva evangelización. En esa línea se clausuró el XII Congreso Católicos y Vida Pública, tanto en su manifiesto final, como en la intervención de Joaquín Navarro-Valls, actual presidente del Consejo Asesor de la Universidad Campus Bio-Médico de Roma y antiguo director de la Oficina de Prensa y Portavoz de la Santa Sede, de 1984 a 2006.

El futuro de los embriones

Estamos ante lo que puede ser una nueva y esperanzadora etapa de la medicina regenerativa. Las células madre de adulto, con capacidad de desprogramación, proliferación y reprogramación, ofrecen hoy la mejor solución para evitar la utilización destructiva de los embriones.

Los gallardos “Schindler” españoles

Con motivo del centenario del nacimiento en Zaragoza, el 28 de septiembre de 1910, de nuestro más conocido “Schindler”, el Embajador de España don José María Sanz Briz, queremos rendir homenaje a todos los diplomáticos españoles que se jugaron la vida y, en muchos casos, la libertad salvando a judíos en el transcurso de la II Guerra Mundial. Fueron unos hombres que en el más puro estilo de los caballeros españoles hicieron gala de esas acendradas virtudes del honor, la gallardía, el valor, la justicia o la defensa del débil tan propias de los valores que siempre han representado históricamente nuestros compatriotas.

 

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico