Valores relativos

La exhibición de los precios puede considerarse como un índice de civilización. Hay países en los que se exige que su presentación vaya siempre acompañada de la cantidad adicional destinada al impuesto; en otros se oculta la imposición indirecta, como si se diera por supuesto que solo pagará impuestos quien no sepa que lo hace. Rimando con ello proliferará la venta sin factura, salvo que alguien la necesite tanto como para estar dispuesto a pagar el IVA. Un escalón más bajo lo ocupará el precio sometido a solicitud de rebaja o, no digamos nada, el fijado tras un laborioso regateo fiel trasunto del juego de las siete y media. En estas versiones siempre será el mismo el que engañe a otro y nunca será fácil saber a qué atenerse. Al final todo acabará costando lo que el incauto de turno esté dispuesto a soportar.

El arrepentimiento del día siguiente: La problemática iniciación sexual de muchos jóvenes

Las historias sobre “la primera vez” son presentadas en la televisión y en el cine con altas dosis de romanticismo, pero la realidad es que muchos jóvenes dicen haber sufrido algún tipo de presión externa que ha precipitado sus primeras relaciones sexuales.

Muchos jóvenes lamentan no haber esperado más a tener relaciones sexuales y dicen haber sufrido algún tipo de presión externa.

III Congreso de Educadores: La educación en valores

Son las personas las que conforman y pueden cambiar una sociedad sólo si son virtuosas.

Tras el desastre de la LODE, de 1985, y la Logse, de 1990, certificado por innumerables estudios nacionales, europeos y por la simple observación de las generaciones que se han formado en ella, todos los Gobiernos posteriores al que la aprobó han intentado enderezar su desnortado rumbo a golpe de nuevas leyes.  

La gran dictadura. Anatomía del relativismo.

José María Barrio, uno de los últimos discípulos del genial y mítico filósofo, Antonio Millán Puelles -quien, como Leonardo Polo, llegó a formar una de las escuelas filosóficas españolas más interesantes que se recuerdan en las últimas décadas de nuestro país- nos presenta un libro que desde luego no dejará indiferente a nadie. Desde la portada, la provocación y la realidad hacen acto de presencia. Esa gran dictadura de la que trata el libro, así pues, aparece simbolizada con dos elementos que hasta cierto punto pueden resultar agresivos para la línea editorial a la que nos tiene acostumbrados Rialp -y que demuestran, por otro lado, la enorme confianza que tienen depositada en el autor-: un alambre de espinos, donde se equipara la opresión del relativismo con la de los campos de concentración de las dictaduras nazi y comunista, y un ave de color oscuro posada distraídamente sobre ellos, que simboliza sin ninguna duda el valor de la libertad.

Recomendamos

Noticias de ageanet

Escriba su correo electrónico